Los maestros adheridos a la disidencia magisterial con apoyo de personas afines a su lucha, también “flexibilizaron” sus protestas debido a que en varios de los bloqueos permanentes, durante este fin de semana, permitieron el paso a vehículos pequeños y de transporte, mientras que evitaron el paso de vehículos de empresas transnacionales.

 

 

En otros puntos más no se instalaron los bloqueos y se permitió el paso sin ningún tipo de obstáculo o reten, como el caso de Hacienda Blanca.

El viernes por la tarde, el titular de la Segob anunció que “el tiempo se ha agotado” y se tomarían las medidas para liberar las carreteras en Oaxaca, Chiapas y Guerrero, situación que hasta ahora no ha sucedió.

 

Por lo pronto, en Oaxaca integrantes de la Sección 22 se pronunciaron en contra del uso de la fuerza pública antes que privilegiar el diálogo para solucionar la problemática magisterial.

 

De esta manera, el bloqueo en la carretera federal 190 en el punto de Nochixtlán, se mantuvo cerrada durante el día y con paso libre por la madrugada y noche.

 

En la Cañada el bloqueo se mantuvo en Teotitlán sobre carretera federal 135; en la Costa en Santa Catarina Juquila en la carretera estatal 131 con entronque en la carretera 178 y en la carretera federal 200 en Río Grande.

 

En el Istmo, los bloqueos se mantuvieron en Matías Romero, en Juchitán en el canal 33 y Tequisistlán; en la Cuenca del Paloapan el bloqueo se instaló en Valle Nacional sobre la carretera federal 175.

 

En el caso de la capital oaxaqueña, el 70% de los docentes movilizados se concentraron en el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca para mantener el acordonamiento y el resto se mantuvo en el plantón del zócalo de ciudad que lleva más de mes y medio, desde el 15 de mayo a la fecha.

 

 

La Silla Rota