La sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) legalizó los moches de las empresas proveedoras de crédito a maestros al grado de incluirlos en las cláusulas de sus convenios. Los últimos líderes del gremio, Azael Santiago Chepi y Rubén Núñez Ginez, fijaron el pago de cuotas de 2 a 3.5 por ciento para todo aquel que quisiera ofrecerles crédito a los maestros.

 

 

Dicha imposición no sólo no la ocultaron, sino que la llevaron al papel, revela la averiguación previa UEAF/24/2016 de la PGR. Los convenios suscritos por Ediciones, Tratados y Equipos (ETESA) y Directodo México confirman lo anterior. Según sus representantes, las empresas sabían que el incumplimiento de la cuota significaba el fin del negocio.

“Se firmó el convenio con Azael Santiago Chepi, como representante de la sección 22 del SNTE, quien impuso un porcentaje sobre la cobranza quincenal de la empresa, por lo que su poderdante se ve obligada a pagarle a la sección 22 el 3.5 por ciento de todas las ventas que se realicen con sus trabajadores.

“El convenio es de carácter indefinido, por lo que aunque haya cambio en los líderes sindicales continúa vigente en los mismos términos, con la amenaza de los líderes sindicales que en caso de no depositar dicho porcentaje cancelarán el convenio.

“Por lo que la empresa que represento se ve obligada a continuar haciendo los depósitos del porcentaje bajo la amenaza de cancelación de toda relación comercial”, declaró ante fiscales federales Manuel Ricardo Pacheco Alarcón, apoderado de ETESA.

El convenio suscrito entre el entonces dirigente Azael Santiago y ETESA señala en su sexta cláusula que la empresa “se compromete a apoyar a el SNTE sección 22 con la aportación en efectivo del tres y medio por ciento quincenal calculado sobre la cobranza de la quincena respectiva”.

Con Directodo México, integrante del Grupo Kondinero, la cual es representada por Marcos Shemaría, Rubén Núñez convino un porcentaje más bajo, aunque la empresa compensaría las aportaciones en especie. “Kondinero otorgará a la sección 22 una aportación de 2 por ciento de la venta total mensual sin IVA., depositado en una cuenta de la sección 22, así como aportaciones en dos eventos al año, uno en mayo y otro en diciembre, de aparatos de electrónica y electrodomésticos.

Además de la realización de promociones en algunos meses del año para donar diferentes artículos”, dice la cláusula 13 del convenio suscrito en 2012.

Cuando acudió a declarar ante la PGR, Margarita Mora Robles, apoderada legal de Directodo, defendió la legalidad de los pagos y hasta dijo que éstos aportaban un beneficio a los agremiados.

“Es precisamente en virtud de la obligación contractual referida, por lo cual se realizan las operaciones y transacciones con el SNTE, sección 22 en el estado de Oaxaca, operaciones que son lícitas al devenir de un acto jurídico aceptado por las leyes vigentes aplicables y el acuerdo de las partes.

“Las aportaciones descritas en la cláusula Décimo Tercera, no persiguen un fin de lucro ya que como se describe en el propio convenio dichas aportaciones tienen la finalidad de proveer beneficios para los agremiados del Sindicato, al facilitarles al acceso a los productos que ofrece mi representada, donaciones y alianzas con asociaciones civiles para la atención al cáncer infantil y problemas oftalmológicos”, señala.

A la bolsa… Algunos de los depósitos que recibió la sección 22 entre 2013 y 2015 en sus ocho cuentas bancarias ubicadas por la PGR:

Ediciones, Tratados y Equipos $12,541,290

Directodo México$10,041,306

Octavio Arturo Quintano Cassani$2,743,585

Consorcio Peredo$670,899

Pregamex$408,294

Carlos Alfonso Lazo Vásquez$354,741

Sindicato José Vasconcelos de Trabajadores de Empresas de México$109,709

Novacredit$220,506

Sistemas Audiovisuales Internacionales$175,654

Servicios Corporativos Aveuner$79,013

Núñez Banuet Servicios Funerarios$23,688