Entre los miedos de los infieles no está el que los descubran, su traición en cambio obedece a otros sentimientos que los orillan a poner los cuernos a sus parejas, compartiendo personalidad.

 

 

El miedo a quedarse solos, a pesar de que tienen pareja tienen ese miedo constante de que los abandonen y quedarse solos, es por eso que buscan mantener parejas paralelas que los hagan sentir menos vulnerables a la soledad.

Si llegara a ocurrir algo con su pareja, tendrán al otro o la otra.

 

Pánico a enamorarse y sentirse conectados emocionalmente con alguien, es por eso que una vez que comienzan a sentirse enamorados salen a buscar a una segunda pareja que los aleje emocionalmente de la primera, muchas veces lo hacen hasta inconscientemente.

 

El pánico a que los engañen primero, saben el dolor que causan, que es un dolor insoportable, pensar en la idea de que sus parejas los traicionen, es su peor pesadilla. Irónicamente, ellos no quieren probar de su propia medicina, y aunque según ellos teniendo otras mujeres u hombres, como plan B, no sentirán dolor, profundamente saben que no resistirán el dolor.

 

También siente pánico a estarse perdiendo algo, se desplazan por el mundo queriendo estar seguros de que vivirán sus vidas al máximo, sin embargo, profundamente saben que, a pesar de estar rodeados por muchas personas, son los seres más solitarios.

 

Y por último el temor al pánico a admitir su infelicidad, No por ser infieles son felices, lamentablemente, esta es una verdad que sí o sí, todos ellos deberán enfrentar tarde o temprano.

 

Con información de Familias.com