Oaxaca.- En poblaciones de la Sierra Norte la recolección de hongos para consumo humano es una tradición muy antigua y hasta la fecha la gente de diversas comunidades la sigue practicando, de ahí que los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), emitieran una serie de recomendaciones a la población en general, con el objetivo de evitar el consumo de alguna especia tóxica.

 

 

Así lo informó en entrevista el Jefe de la Jurisdicción Sanitaria número seis “Sierra”, Roberto Efraín Cruz Rojas, quien explicó que en la temporada de lluvias se registra el crecimiento de hongos, normalmente de junio a octubre y se estima que en esta zona puedan existir una gran variedad.

 

Ante ello, señaló que para prevenir posibles intoxicaciones por el consumo de hongos, es necesario no permitir la recolección de éstos por gente sin experiencia y el conocimiento para identificar aquellas especies tóxicas.

 

“La mayoría de estos hongos son comestibles y contienen diferentes vitaminas, fibras, y otras sustancias medicinales que ayudan al buen funcionamiento de nuestro cuerpo, pero es muy importante conocer a la perfección los diferentes tipos de hongos, para evitar una intoxicación”, apuntó.

 

Por lo anterior, dijo que la Jurisdicción Sanitaria recomienda a los oaxaqueños conocer perfectamente cada hongo por sus características, como son color, olor, forma, tamaño, consistencia, estructuras que presenta y lugar en que crece.

 

Precisó que se deben hervir y cocinar adecuadamente los hongos que se van a consumir, además de evitar que personas enfermas, bebés o a personas de edad avanzada los consuman, así como evitar mezclarlos con alcohol, ya que cada persona reacciona diferente dependiendo de su sensibilidad y estado de salud.

 

“Se debe evitar consumir hongos pequeños de color café, si no los conoce adecuadamente. No consumir hongos que tengan el sombrero de color rojo y con manchas blancas y es mejor preguntar a las personas que los conocen para estar seguros de no consumir un hongo toxico”, aseveró el Jefe Jurisdiccional.

 

En su oportunidad, la Coordinadora de Vigilancia Epidemiológica, Aurea Belem Romero Castillo, dijo que el tiempo que transcurre desde el consumo de los hongos, hasta sentir los primeros síntomas de intoxicación, es muy importante, ya que un hongo mortal produce efectos notorios después de un período de ocho a 24 o hasta 48 horas después del consumo, los signos de alarma son: dolor abdominal, náuseas, vómito y diarrea.

Ante ello, comentó que en caso de presentar uno o más síntomas, deberán acudir al centro de salud más cercano, si es posible mostrar al médico los fragmentos del hongo que ingirió, así como informe el tiempo transcurrido desde el consumo de los hongos hasta el momento de los primeros síntomas. No utilizar tratamientos empíricos, ya que estos no tienen ningún fundamento científico ni farmacológico y dificultan el manejo adecuado del tratamiento, concluyó la funcionaria.

 

 

 

 

–0–