* Xoxocotlán, en el desgobierno, con saqueo y sin obras

* Y nadie para a la Sección 22 y a sus líderes sociales

* ¿Alguien trabaja en el gobierno?… sólo el Icapet

 

El nuevo rector de la UABJO, Eduardo Bautista Martínez, comenzó con el pie izquierdo su administración. Encerrado entre cuatro paredes, una vez que ganó las elecciones a mediados de mayo (con ayuda de las autoridades gubernamentales, porros y el ex rector Eduardo Martínez Helmes, quien prácticamente lo impuso), ya enfrenta una serie de problemas.

¿O son a propósito? Porque cada vez se parece más al actual diputado federal y ex rector Francisco Martínez Neri. Ambos cobijan a grupos vandálicos con probables ligas con la guerrilla, que se han apoderado de las instalaciones de Radio Universidad. Ambos respaldan a grupos sociales de lo que era y sigue siendo la Asamblea Popular del Pueblo de Oaxaca (APPO).

Bautista Martínez, hay que recordarlo, como lo hicimos en este espacio, surgió de la nada, de la noche a la mañana. Un sociólogo de poca monta y perfecto desconocido que andaba fuera del país, fue postulado como candidato a rector; dos más hicieron lo mismo, el doctor Miguel Ángel Reyes Franco y Silviano Cabrera Gómez.

La opción viable para los más de 25 mil universitarios era Reyes Franco, por su trayectoria académica, profesional, laboral, personal y médica, pero a sabiendas Eduardo Martínez Helmes que no sería manipulable, no optó por él; tampoco por Cabrera Gómez, acostumbrado a los negocios y el dinero fácil.

Pues bien, al rival más débil pero más manipulable, escogió el entonces todavía rector, de la dinastía de los Martínez, que continúa reinando en la UABJO desde su padre Abraham Martínez Alavez, para poder manejarlo de acuerdo con sus intereses económicos y políticos.

Fue así como llegó Eduardo Bautista a la contienda, con toda la cargada, incluyendo la ayuda de porros y de políticos del gobierno, y fue así como ganó sin contratiempos las elecciones, con un amplio margen, que incluyó votos inflados que le proporcionó la ex rectora Leticia Martínez Toro, a cambio de mantener ella sus privilegios.

Apenas asumió el cargo, el 15 de mayo, los problemas se le vinieron encima al ex director del Instituto de Investigaciones Sociológicos (único cargo relevante, por cierto, que ha desempeñado y apenas por un año), pues para empezar, olvidó completamente investigar los negocios y desvío de recursos de su antecesor, Eduardo Martínez Helmes.

Tampoco quitó a los parientes de éste en los demás cargos; mucho menos hizo un deslinde público y puntual sobre los porros.

Pues bien, no pasaron 15 días cuando ya tuvo sus primeros problemas con Silviano Cabrera, quien le tomó las instalaciones por más de una semana y lo obligó a negociar varios puestos.

Apenas comenzaba a arreglar ese problema cuando vino el conflicto del 19 de junio, con el enfrentamiento entre la Sección 22 y los policías, que terminó como en el 2006, por contaminar a la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca.

En el edificio central de la Facultad de Derecho, que forma parte del Patrimonio de la Universidad, se han reunido grupos de activistas para afinar estrategias, con la tácita anuencia de Eduardo Bautista; han pintarrajeado también, con excesos, las paredes del glorioso Instituto de Ciencias y Artes.

En Ciudad Universitaria, otro grupo tomó las instalaciones universitarias y continúa con un plantón simbólico; otro más se apoderó de las instalaciones de Radio Universidad y desde ahí transmite mensajes subversivos en apoyo a la Sección 22 y grupos radicales.

En el colmo la semana pasada nuevamente le volvieron a tomar las instalaciones y para comenzar julio, le volvieron a cerrar las dos sedes de la rectoría, sindicatos y grupos opuestos a su gestión.

A todo ello, según fuentes de la Fiscalía General del Estado, no hay una sola denuncia por parte del rector de la UABJO o de su apoderado legal; no hay un solo pronunciamiento para exigir a la Policía Estatal o a la Policía Federal que libere las instalaciones de Radio Universidad.

Es decir, tácitamente cobija e incluso promueve que la violencia de grupos organizados se apoderen de la UABJO para apoyar movimientos populares, igualito que lo hizo Martínez Neri hace 10 años.

Y todo ello ha servido por Eduardo Bautista como cortina de humo para ocultar auditorías a Eduardo Martínez Helmes y a toda su parentela que continúa con una serie de privilegios, incluyendo cargos directivos, saqueando impunemente el presupuesto.

Parece que esa será la tónica del nuevo rector, apoyar las luchas magisteriales y grupos radicales y cerrar los ojos a la transparencia y a la rendición de cuentas, ahora y en el pasado. Pobre Universidad, con razón sigue siendo la última en calidad y niveles educativos en el país.

 

NIMIEDADES

 

1.- El ayuntamiento de Santa Cruz Xoxocotlán cerró con “broche de oro” la gestión de “El Lobo” HÉCTOR SANTIAGO ARAGÓN, pues no hay ni hubo investigaciones en su contra por la ola de saqueos que promovió durante poco más de dos años y que ha dejado peor que antes al gobierno municipal. ¿Y sabe quién tapa las corruptelas? Ni más ni menos que su acérrima enemiga, la síndica DIANA LUZ VÁSQUEZ, quien con todas las ambiciones posibles pidió a sus patrones y protectores que la dejaran terminar el último año como la encargada de la presidencia. Sí, esa fue la moneda de cambio: no hablar ni buscarle a la corrupción de HÉCTOR SANTIAGO para poder disfrutar también del saqueo del erario, tras haber entregado malas, pésimas cuentas políticas, a Alejandro Murat Hinojosa. En realidad DIANA LUZ VÁSQUEZ no hizo nada por el PRI, más que desviar el dinero de las campañas políticas y por eso hoy entregará el poder a un perredista, ALEJANDRO JARQUÍN LÓPEZ. Todo lo que se hace por la ambición al dinero y el poder, ¿no?

2.- No hay poder humano, lamentablemente, que meta en cintura a la SECCIÓN 22 de la CNTE; no hay poder humano que salve a los oaxaqueños de tan grave crisis y lamentablemente parece que padeceremos otro largo 2006 de bloqueos, asaltos, saqueos, manipulaciones, marchas, protestas, cierre de comercios. Quien tiró la piedra, el gobierno federal, ahora se lava las manos; la Secretaría de Gobernación alienta un diálogo pero a largo plazo. Y los maestros alientan prácticamente una lucha de guerrilla urbana para seguir promoviendo el terror entre autoridades y gobernados; insistimos que lamentablemente esa será la tónica a seguir de la SECCIÓN 22 con sus cabecillas FLAVIO SOSA VILLAVICENCIO y GERMÁN MENDOZA NUBE, quienes nuevamente tienen, para variar, a los oaxaqueños al borde de la desesperación, y al gobierno estatal oculto, sumiso, miedos.

3.- Medroso sobre todo el gobierno, porque casi nadie ha querido a salir a las comunidades, a las calles, al campo, a la ciudad, a platicar con la gente, a reactivar los programas sociales, a saludar cuando menos a sus gobernados para escuchar sus quejas, sus opiniones; para ofrecerle la esperanza alentadora ante la grave crisis que atraviesa Oaxaca. Una de las pocas áreas que siguen funcionando es el ICAPET, que encabeza IVONNE GALLEGOS CARREÑO, quien a pesar de las reducciones presupuestales, sigue apoyando la capacitación e implementación de talleres para apoyar la economía familiar; eso principalmente es lo que cuenta: sí apoyar las actividades productivas pero también saludar y conocer el sentir de la población. Frente a una crisis de enormes proporciones como la que ha causado la CNTE, necesariamente los funcionarios tienen que salir a recorrer el estado y conocer la situación real de las cosas, porque si no, la crisis se crecerá por el abandono gubernamental.