Eran las 11:25 de la mañana cuando Roberto Campa Cifrián, subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, arribó a Asunción Nochixtlán en medio de abucheos y consignas que exigían justicia para los muertos y heridos del enfrentamiento del 19 de junio.

 

¡Asesinos, asesinos! Gritaban al unísono los pobladores, niños, padres de familia e integrantes de la disidencia magisterial cuando Campa Cifrián se adentraba al pueblo que aun sigue viviendo su duelo a 18 días del enfrentamiento durante la incursión de la policía federal.

 

En medio de un convoy de doce camionetas Roberto Campa llegó al poblado de la Mixteca para encabezar la reunión con maestros, pobladores y familiares de las personas que perdieron la vida en el enfrentamiento, el objetivo es comprometerse a la reparación del daño.

 

A puerta cerrada se lleva a cabo la reunión, el acuerdo fue no permitir el ingreso de la prensa local, nacional e internacional que se ha enfocado a Nochixtlán desde hace más de dos semanas.

 

El pueblo de Asunción Nochixtlán sigue consternado de los hechos ocurridos y que les robó la tranquilidad, aunque la gran mayoría prefiere continuar con su vida normal a pesar de que la herida no sana.

 

Se prevé que la reunión entre el subsecretario de Derechos Humanos de la Segob concluya a las 3 de la tarde, posteriormente el magisterio y los familiares de las víctimas podrían emitir una postura.