El Financiero.

El vicepresidente de cuba anunció una serie de restricciones que aplicarán en el presente semestre del año buscando enfrentar una baja en la disponibilidad de dinero fresco y portadores energéticos.

El gobierno cubano informó hoy las restricciones que aplicará en el semestre en curso para enfrentar una baja en la disponibilidad de

dinero fresco y portadores energéticos, subrayando que se afectarán lo menos posible el consumo de la población y los sectores que generan ingresos en divisas.

Según informó el vicepresidente Marino Murillo, habrá un recorte de hasta 28 por ciento en el consumo de electricidad, centrado fundamentalmente en el sector estatal, y se restringirán los pagos en divisa fuerte que tenía previsto el país, salvo en la importación de alimentos.

Asimismo “tendremos que administrar con mucho más cuidado la toma de créditos extranjeros, para hacer manejable el futuro del país porque

no tenemos dinero fresco”, dijo Murillo el viernes ante la Asamblea Nacional, según una versión oficial de su discurso reproducida hoy por

medios locales.