Juan Carlos Zavala

Oaxaca, Oax.- Alrededor de 90 presidentes municipales de Oaxaca, acordaron apoyar las protestas de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y reforzar los bloqueos carreteros.

 

Los servidores públicos realizaron el Encuentro Magisterial y Popular con la participación de Autoridades Municipales y Agrarias, ONG’s, organizaciones sociales, Coordinadoras y Comités de Padres de familia, Sindicatos y radios comunitarias, en el hotel de la Sección 22 de la CNTE. Este encuentro estuvo encabezado por Jaime López Rodríguez, presidente municipal de Santa María Apazco, quien afirmó que esto ya no es un movimiento magisterial, sino un movimiento popular y estos acuerdos una muestra.

 

“Los acuerdos tenemos que echarlos a andar en cada una de nuestras comunidades. Que esto no se quede como simple palabra, que en lo posterior hagamos un balance si se está cumpliendo o no. Este ya no es un movimiento magisterial, este movimiento es popular y creo que esta es la muestra”, dijo.

Entre los acuerdos que se tomaron, detalló, está el llamar a la desobediencia civil en estos municipios para que la gente no pague la energía eléctrica, el agua potable y, los impuestos de la tenencia y el predial, entre otros.

Asimismo, pactaron que no serán recibidos en sus comunidades y escuelas aquellos maestros que no participen en las movilizaciones de la Sección 22 de la CNTE.

Los presidentes municipales realizarán una caravana motorizada a la Ciudad de México para manifestar su rechazo a los hechos violentos ocurridos en Asunción Nochixtlán el pasado 19 de junio. La caravana se realizará el próximo domingo 17 de junio, también para conmemorar el primer mes en el que ocurrió el enfrentamiento entre fuerzas federales de seguridad pública federal y estatal con maestros de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y pobladora, en el que resultaron nueve personas muertas.

Exigen que se desechen las 12 reformas estructurales, entre ellas la reforma educativa; la liberación de todos los presos políticos de las organizaciones sociales y del magisterio; el señalamiento a los culpables de crímenes de lesa humanidad en los hechos de Nochixtlán: Enrique Peña Nieto, Aurelio Nuño, Gabino Cué, a los responsables de la policía federal y estatal, y a Moisés Robles, director general del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO).

Así como la salida inmediata de las fuerzas federales del estado de Oaxaca y un cese a la represión.