A sus 40 años y después de 19 años en la NBA Tim Duncan, probablemente el mejor ala-pívot de la historia, ha anunciado su retirada, perteneciente al equipo de los Spurs. Se había dado un tiempo para tomar una decisión sobre su futuro y finalmente ha decidido concluir con su carrera deportiva.

 

 

 

El jugador nació en Islas Vírgenes, gano cinco anillos de campeón y cambió la historia de la franquicia de San Antonio desde que aterrizó allí tras ser el número uno del draft de 1997.

 

El único entrenador que conoció en su carrera en la Liga estadounidense fue Gregg Popovich.

 

En su primera temporada, Duncan ya fue elegido rookie del año. El equipo acabó con un balance de 56-26. Antes de elegirle, acabó con 20-62. En su segundo curso en la NBA, el del cierre patronal, ya se proclamó campeón.

 

Gano el anillo de campeón en 2001, 2005, 2005 y 2014.

 

Siempre creó sociedades productivas y exitosas como las que conformo, primero con David Robinson y después el trío a Tony Parker y Manu Ginobili, nunca dejo de jugar los playoffs.

 

Duncan se retira con 1.392 partidos, de los que en sólo tres partió desde el banquillo, 26.496 puntos (19,0 de media), 15.091 rebotes (10,8), 4.225 asistencias (3,0) y 3.020 tapones (2,2).

 

Su legado va más allá de las estadísticas, se marcha una de las estrellas que siempre tuvo un comportamiento ejemplar en la pista, alejado de los focos y las excéntricas personalidades de la NBA.

 

Lo suyo era hacer su trabajo.

 

Con información de Marca.