Desde el momento en que el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa, y el representante del Alto Comisionado de la ONU, Jan Jarab, aceptaron como “principales negociadores” del cartel 22, a personajes tan siniestros como los incendiarios Flavio “el demonio de Tasmania” y a Itayee Cruz, quedó claro lo siguiente:

 

Que en el desmadre magisterial no hay principios ideológicos ni morales. No es un movimiento legítimo. Tampoco tiene objetivos claros y eso de que están en defensa del pueblo resulta una patraña. Lo que está en juego son intereses políticos y económicos, de todos, principalmente de los políticos y capos del cartel 22. Mientras la PGR decide hacer público el resultado de las investigaciones sobre la manera en que ejecutaron a las ocho víctimas, han surgido testimonios de que lo ocurrido recrea la escuela guerrillera que por tantos años han sembrado los grupos radicales del cartel 22.

 

Pero en el siniestro laboratorio político de Nochixtlán, también están poniendo a prueba las capacidades de, al menos, tres personajes de cara a la candidatura presidencial ¿y quiénes son?

Del lado tricolor, están midiendo fuerzas, Miguel Angel Osorio Chong, titular de la SEGOB y Aurelio Nuño, de la SEP. Ambos saben que del resultado de la mesa de Nochixtlán está su suerte o su infortunio. Aunque sus lineamientos sobre la Reforma educativa difieren, ambos apuestan a que sus teorías se impongan ¿Y el rescate de Oaxaca? Eso no les importa.

Más socarrón, el peje lagarto AMLO juega su propio juego. Al sentar a sus personeros, cínicamente con el sello del MORENA, en la mesa donde negocian la suerte de Oaxaca, sus ambiciones políticas brotan, incontenibles. Hace sentir su presencia a los enviados del gobierno federal y estatal. La evidencia es clarísima cuando inicia el juego perverso en la mesa de Nochixtlán. A través de sus enviados, los “presidenciables” Aurelio Nuño y Osorio Chong, empiezan a medir fuerzas al sentarse con los representantes directos del tabasqueño AMLO quien, por tercera vez, quiere ser candidato.

Que alguien me desmienta si no es cierto que detrás de la desgracia que padece Oaxaca, está la mano negra de López Obrador. Más grotesco y cínico no puede ser este siniestro personaje que, en la mesa donde supuestamente hablarían de temas educativos, ubicó a tres de sus operadores más incendiarios: El demonio de Tasmania Flavio Sosa actual representante del MORENA ante el IEEPC; Itayee Cruz Cuevas, candidata perdedora del MORENA a la presidencia municipal de Nochixtlán. Esta señora, encrespada por no haber ganado la alcaldía, aprovechó la anarquía en ese pueblo para incitar al incendio de un hotel y el palacio municipal, además de cientos de automóviles. La misma escuela del piromaniaco demonio de Tasmania. También puso a Germán Mendoza Nube, uno de los más rijosos activistas del cartel 22 y dueño de la “organización social” FPR que en los dos primeros años de Gabino Cue, recibió a fondo perdido casi 60 millones de pesos. En el 2012 recibió 24 millones 628 mil pesos, en el siguiente año la cifra creció a 33 millones de pesos. Así se asienta en un reporte de “acuerdo financiero” con organizaciones sociales de la sección 22 del SNTE, del Coplade.

¿Qué hacen tres preponderantes activistas del MORENA en una mesa de negociación donde, supuestamente, hablarían de la Reforma educativa con los enviados del gobierno federal? Hacer sentir la presencia de AMLO. Imponer su socarronería ante la puerilidad de dos miembros del gabinete peñista que, por su ineficiencia, han complicado a tal grado el conflicto que terminarán entrampados con sus ansias presidencialistas.

En este juego perverso, el gran perdedor es Oaxaca que sigue padeciendo entre las patas de los caballos. Somos rehenes de políticos y sus sicarios, los “maistros”. Un maestro revela que es difícil un pronto acuerdo. Los capos del cartel 22, viejos mañosos, saben que ante las fiestas de la Guelaguetza, es momento de pedir “todo o nada”. Insisten en la regularización del pago a unos 10 mil porros contratados con plaza de maestro en los tiempos en que el cartel 22 manejaba el IEEPO. Exigen también la libertad de secuestradores, pederastas y delincuentes de toda laya con el sello de “maestro”. El gobierno federal se resiste aunque en el renglón de la Reforma educativa, ya dijo que acepta propuestas.

 

EL SALTO DEL CHAPULÍN

Sumido en la peor crisis de sus historia, más letal que cualquier de sus escisiones, el PRD, cual moderna hetaira busca unirse con el que sea, con tal de sobrevivir. Un partido significa millonarias prerrogativas y, aunque no gane votos, han encontrado una forma para seguir asidos al presupuesto: las alianzas.

 

El partido amarillo acaba de hacer una alianza electoral bastante exitosa con el PAN en el Estado de México, pero ahora el secretario de Acción Política Estratégica del CEN del PRD, Alejandro Sánchez Camacho, se pronunció a favor de una coalición electoral de todas las fuerzas políticas de izquierda en el Estado de México para contender por la gubernatura. En un comunicado, exhortó a Movimiento Regeneración Nacional (Morena) a considerar en su política de alianzas esta posibilidad, porque “ningún partido, por sí solo, afirmó, podrá ganar los comicios del próximo año en esa entidad”. El Estado de México es el segundo lugar de importancia política en el país, y “ningún sentimiento de rencor o reproche debe ser obstáculo para unir la fuerza del PRD, Morena, PT y Movimiento Ciudadano”, apuntó. Señaló que de haber ido en coalición en los comicios en Zacatecas, Oaxaca y Tlaxcala, proceso en el que el PRD ha solicitado la anulación de la elección, sería otra la historia. Confío en que una vez pasado el proceso de elección del nuevo dirigente del PRD se establezcan mesas de trabajo con los partidos de izquierda de la entidad mexiquense, a fin de alcanzar acuerdos para contender unidos en las elecciones del próximo año. Impulsan alianza PRD con Morena.