¡QUE CONSTE… SON REFLEXIONES!

DE ACUERDO A LOS TECNÓCRATAS QUE CONSTRUYEN O DESTRUYEN AL PAÍS, PEÑA NIETO, NO HA LOGRADO EXPLICAR AMPLIAMENTE SUS REFORMAS “ESTRUCTURALES”…. PUES QUE SE LAS EXPLIQUEN, PERO DESPACITO, PARA QUE LAS ENTIENDA…

 

ENRIQUE OCHOA será impuesto como nuevo presidente del PRI y bueno, esto no debe de movernos a pensar que en algunos o en todos los partidos políticos los que deciden los cambios de sus dirigentes son en realidad las “BASES”, SE NOS OLVIDA QUE EL QUE PAGA MANDA, A PESAR DE QUE LOS RECURSOS CON LOS QUE SE SOTIENEN LOS PARTIDOS Y LOS POLÍTICOS QUE NOS DESGOBIERNAN, SALGAN DE NUESTROS IMPUESTOS Y, no me canso de decir que, en la política mexicana, lo más interesante de ella es que SE UTILIZAN LOS RECURSOS Y LOS FONDOS PÚBLICOS PARA HACER NEGOCIOS PRIVADOS o para sostener a los partidos y políticos que nos siguen fregando. Es el colmo del masoquismo nacional.

 

En solamente 19 años, los partidos políticos, es decir los políticos que controlan como mafias a los partidos políticos, se han “robado”, por decir lo menos, 46 mil millones de pesos, esto nos dará una idea de la cantidad de nuevos ricos que tenemos dentro de la “clase política”, y por esa razón creen que en México todo está bien, a pesar de que el presidente dela república no tenga ni confianza ni credibilidad de parte de los mexicanos, lo brutal y terrible es que controla las fianzas pública y, a lo mejor piensan que todo se arregla con billetazos. LAS IMPOSICIONES CUESTAN Y MUCHO. Pero cuando se tienen controlados los beneficios, pues son mayores a los gastos o costos, y como hay que decir que, finalmente, en este país, ningún político utiliza sus propios recursos financieros para hacer política, sino que los agarran de los recursos públicos, pues les vale…

Debe de ser terrible para un presidente lleno de egolatría y del buen vestir saber que ha perdido su “encanto” y que la gente, en vez de verle con respeto y admiración, lo menos que hace es mentarle la madre y hablar de él como un pobrecito que se dejó llevar por las telenovelas y no aceptar la realidad; la pérdida de confianza y de credibilidad es de tal suerte brutal que en todos lados se habla del tema y es por esa razón, nos dicen, que se optó por Enrique Ochoa para conducir al PRI. Así que ya pueden cantar victoria los tecnócratas del país, pues se supone que los políticos son disminuidos y acotados de tal suerte que el mismo Manlio Fabio Beltrones, no pinta nada en este asunto, a pesar de que se siga utilizando su nombre dentro del PRI. La derrota del proceso electoral es brutal y pesa mucho en el gobierno y el partido, pero sobre todo, pesa más lo dicho con elegancia: “los malos resultados de un gobierno se reflejan en los peores resultados de su partido” y esto quiere decir que, la derrota, no es del PRI, sino que es de los malos resultados en la conducción del país y del gobierno.

Seguramente, en la discusión, Enrique Ochoa, puede tener la habilidad de exponer los “diseños racionales de ingeniería institucional” para tratar, nuevamente, de convencernos de las bondades de las reformas estructurales que en la realidad nos han llevado a la quinta chía… y todos los mexicanos estamos convencidos de que en la realidad lo que le importa a Enrique Peña Nieto no es convencernos, sino imponernos lo que él cree que es mejor para él y su grupo para que siga siendo aceptado entre los grandes empresarios y empresas trasnacionales que es donde ellos tienen sus intereses y sus negocios. A los políticos, hay que decirlo, no les interesan los intereses de todos, sino les importan sus intereses y sus negocios, y sin duda alguna, lo que debemos hacer es abrir los ojos y no estar como los perritos ciegos ante una realidad que nos destruye y mata lentamente. Si no nos hacemos tontos solos, como el Tío Lolo, los mexicanos, deberíamos entender ya de que a ningún político le importa el que su proyecto sea el mejor para el país, le interesa que su proyecto sea el mejor para su grupo de hampones y políticos que, ligados a los dueños de los negocios en México y en el extranjero, les sean de utilidad y les den las utilidades o garanticen los negocios y materias primas y recursos para que, con ellos, utilizándoles a su favor, no al favor de los ciudadanos, puedan continuar con la prosperidad de sus negocios privados. Así que a todos los mexicanos nos distraen con los problemas y conflictos de la reforma educativa, y en la realidad, nos están robando por todos los lados. La famosa reforma educativa no es más que eso, y por tal motivo, no la resuelven, porque es el mejor distractor para que los mexicanos no nos demos cuenta de cómo nos siguen saqueando, robando y engañando desde el poder políticos y económico empresarial… así que ya es tiempo de que abramos los ojos y tomemos las riendas del país, sin dejar que nos sigan haciendo como al tío Lolo…