Pudiera parecer una exageración pero, lamentablemente, hay mucho de verdad en lo siguiente. Un personaje del sistema, bien enterado, me dice que, al acercarse el fin del sexenio “del cambio”, los del equipo cercano al gobernador Gabino Cue, tienen un gran dilema: no encuentran donde guardar tanto efectivo.

 

 

Aunque en este momento el conflicto magisterial significa un poderoso distractor para desviar la atención sobre el comportamiento de los cleptómanos de esta administración, se empiezan a inquietar. Primero porque, en cuanto apacigüen a los rijosos del cartel 22, los desvíos de dinero público en este gobierno volverán a ser centro de atención de los medios y, segundo, por la decisión presidencial de acotar la impunidad que buscaban los gobernadores de Veracruz, Quintana Roo y Chihuahua.

La decisión del presidente Peña Nieto de desbaratar el blindaje que pretendían los Duarte y Borges al proponer en sus respectivos estados fiscales anticorrupción que les garantizara impunidad al dejar el poder, necesariamente tendrá repercusiones políticas. Así como estos tres gobernadores priistas, finalmente, padecen el abuso de sus corruptelas, no descarten que otros gobernadores no priistas pudieran también sufrir la vergüenza pública, si no es que la justicia pudiera alcanzarlos.

 

 

RETOS DE ALEJANDRO

En el caso de Oaxaca, el primer gran reto del gobernador electo Alejandro Murat Hinojosa, será marcar la diferencia entre la verdad y ficción de todo cuanto se dice, y se ha dicho, sobre la voracidad de los personajes más cuestionados en la administración gabinista. Si el gobierno federal ya dio señales de, al menos, acotar la impunidad que tejían estos gobernadores, muy mala señal daría el próximo gobernador si no sigue la misma línea en Oaxaca.

Cuando Gabino llegó al poder hace casi 6 años en medio de grandes expectativas, la gente le gritaba en tono de desesperación: “no nos falles, Gabino”. Y el gobernador falló.

Al tomar posesión, Murat Hinojosa, no debe fallar. Tiene la obligación -por ejemplo- de dilucidar hasta dónde llega, realmente, la avidez de Jorge Castillo con señalamientos persistentes (nunca aclarados) de manejo ilícito de dinero público que debió ser para obras de desarrollo de Oaxaca.

Durante la guerra sucia de los candidatos en la pasada campaña, Alejandro fue el menos cuestionado precisamente por su juventud, aunque soportó señalamientos de su padre. Es decir, le dieron el beneficio de la duda. Resultaría muy pernicioso para la política y los políticos chapulineros, que permitiera o fomentara que Oaxaca siga siendo considerado santuario de la corrupción y la impunidad.

Dicen que cuando el río suena agua lleva. Tantas evidencias de corrupción que llevaron a la quiebra instituciones como la SSO, Sinfra, Sectur, Secretaría de Administración, entre otras, no pueden tomarse a la ligera, menos soslayarse.

Mi informante da un ejemplo axiomático. Fue tanto el dinero desviado en la fracasada construcción del Centro de Convenciones, que ahora no saben cómo justificar la salida de tantos recursos.

Dentro de estos cuestionamientos saltan los nombres de presuntos responsables, como Alberto Vargas Varela, secretario de Administración; Germán Tenorio Vasconcelos, ex titular de la SSO, a quien de manera grotesca la contraloría estatal expidió una carta de “todo solventado”. La magnitud del saqueo del dinero que debía ser para la salud de los oaxaqueños, alcanzó tales niveles que llegaron al crimen de Rafael Pérez Gavilán el financiero que tenía documentada la ruta del dinero desviado de la SSO. La magnitud de la corrupción en esta dependencia se entenderá solo cuando la justicia exhiba la verdad en torno a este asesinato ¿Se atreverán?

Qué decir de José Zorrilla Sangermán Secretario de Salud con licencia pero, según comentan los empleados, sigue decidiendo en esa dependencia.

En el ámbito político todo mundo comenta que en el juego de la sucesión hubo negociaciones para no romper la impudicia de la cadena de connivencias. De resultar cierto, Oaxaca sufriría tal decepción de sus políticos que el resentimiento social alcanzaría niveles de alarma. En este momento el Peje AMLO y sus “solovinos” del cartel 22 están esperando que la pradera acabe de secarse para lanzar el cerillo que provoque el gran incendio social. A eso está apostando el mesiánico tabasqueño. Claro, si los embutes no subyugan antes a sus “solovinos” del cartel 22.

 

VIAJE A CHINA (1)

En este breve espacio voy a relatar la experiencia que significa conocer el acelerado desarrollo de la República Popular China. Como socio de la Fapermex fui invitado con otros cinco colegas mexicanos, por la Asociación Nacional de Periodistas Chinos. El objetivo: conocer el éxito de los programas de desarrollo de esa nación de mayor población mundial con poco más de mil 382 millones de habitantes.

La etapa en que Mao ocupó el poder del Partido Comunista y de la República Popular estuvo caracterizada por intensas campañas de reformas económicas e ideológicas como el Gran Salto Adelante o la Revolución Cultural. Tras la muerte de Mao en 1976, su sucesor Hua Guofeng no lograría mantener el poder, que acabaría en manos de Deng Xiaoping, líder pragmático que alteraría la base ideológica del Partido permitiendo una serie de reformas institucionales y económicas que alentarían la adopción de modelos económicos de desarrollo de tipo capitalista. Estas reformas se intensificarían con los sucesores de Deng Xiaoping, primero Jiang Zemin, Hu Jintao y despuésXi Jinping, actual Secretario General del Comité Central del Partido Comunista de China y Presidente de la República Popular China.

Estos son considerados los forjadores de la China moderna que con un régimen comunista sui géneris amalgama la austeridad y la disciplina del comunismo con las bondades del capitalismo. Con este régimen se han establecido una meta: En el 2050 se constituirán como el país más moderno e igualitario, basado en un socialismo moderno con una economía socialista de mercado.

 

En nuestro primer día de la visita de dos semanas, estuvimos en Beijing, la capital de China y una de las ciudades más pobladas del mundo con cerca de 22 millones de habitantes. La contaminación ambiental es su reto.

Una urbe con los rascacielos más altos del mundo, repleto de edificios mutifamiliares y pasos a desnivel done circulan los automóviles de mayor lujo. El Distrito Central de Negocios de Beijing, en el área de Guomao, es reconocido como el nuevo núcleo de la vida económica y financiera de la ciudad, y en él se ubican oficinas y sedes corporativas de empresas de todo el mundo, centros comerciales, grandes almacenes y viviendas de lujo. (continuamos).