REFORMA

Abel Barajas

Cd. de México.  Al calor de los enfrentamientos del pasado 19 de junio en Nochixtlán, una turba atacó el rancho del diputado local electo Herminio Cuevas Chávez y quemó 2 mil pacas de pastura, una desgranadora, un molino, un remolque y la galera.

 

 

 

Cuevas, de extracción priista, afirmó que en el momento en que sea llamado a declarar por la Procuraduría General de la República (PGR), denunciará los daños a su propiedad, los cuales aún no están cuantificados y muy probablemente los deberá indagar la Fiscalía de Oaxaca.

En la propiedad, localizada a menos de un kilómetro de la carretera federal, se criaban 180 borregos.

Según el propietario, el día del enfrentamiento entre el magisterio disidente y la Policía Federal varias personas con altavoces incitaron el ataque, diciendo que en su predio estaban aterrizando los helicópteros de la corporación.

 

“Los helicópteros nunca aterrizaron y el rancho no tiene espacio para que lo hicieran”, explicó.

 

El terreno, de unos 70 por 80 metros cuadrados, fue penetrado con facilidad por la turba, debido a que sólo está cercado con malla de alambre.

 

Los agresores también quebraron los vidrios de las ventanas, los cristales de una pipa cuya llave también robaron y lastimaron a los caballos, aunque no robaron el ganado.

 

El ataque al rancho ocurrió casi de manera simultánea al incendio del Palacio Municipal, donde de acuerdo con las autoridades fueron completamente destruidos los libros del Registro Civil.

 

En este inmueble, antes de la quema, los inconformes saquearon el dinero de la Tesorería y las computadoras de todas las oficinas, además de que destruyeron una camioneta Toyota, motocicletas, carros de volteo y una patrulla propiedad del Ayuntamiento.

 

Desde entonces, las autoridades municipales, incluido el edil Daniel Cuevas, hermano del diputado electo, despachan en oficinas del DIF y en diversos inmuebles.