Alberto Ortiz

Oaxaca, Oax.- PAN y PRI cuestionaron el doble discurso de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de Educación (SNTE), toda vez que pese al diálogo con Gobernación, los disidentes no han dejado de afectar a la ciudadanía.

 

 

Adolfo Toledo Infanzón, diputado local del tricolor añadió que los opositores a la reforma educativa han tenido respuestas favorables a sus peticiones planteadas, sin embargo incumplen compromisos.

 

“Los cierres carreteros se mantienen en las regiones con importante actividad económica, tales como el Istmo de Tehuantepec y la Costa, las cuales sufren de desabasto de combustibles y de básicos”, externó.

 

Sostuvo que las mesas de trabajo en temas como político, social y educativo serán de gran trascendencia, pero también la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación debe mostrar sensibilidad y corresponsabilidad”, añadió.

 

Toledo Infanzón indicó que la reforma educativa no se puede echar atrás por capricho de ningún sindicato, dado que es fundamental contar con mentores evaluados, capacitados y lograr altos niveles educativos en los alumnos.

 

El Partido de la Revolución Democrática (PRD) apuntó que es momento de superar las deficiencias de la reforma educativa, así como que hay cuestiones lesivas en el manejo de las cosas y que se deben corregir.

 

“Creo que es viable una modificación, es viable a partir de buenos consensos, modificar esta ley, sobre todo en la parte relativa a la permanencia de los maestros”, consideró Francisco Martínez Neri, coordinador del Sol Azteca en el Congreso federal.

 

Espero que podamos ponernos de acuerdo y desde luego también con la CNTE, porque es un asunto que pasa también por los consensos del magisterio y que pronto tengamos un período extraordinario, en el cual podamos discutir esa temática y que las cosas vuelvan a su normalidad, dijo.

 

En el mismo sentido, la legisladora oaxaqueña se sumó a las voces que exigen diálogo y sensibilidad entre la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y el Gobierno Federal y Estatal.

 

“La ciudadanía no puede seguir como rehén de la disidencia magisterial y estar a merced de la voluntad de los grupos, un día cierran carreteras y el otro también, al otro negocios y eso no es corresponsabilidad”, afirmó la panista.

 

Confió en que la esencia de la reforma educativa no sea modificada por el Congreso de la Unión, “pero si hay algo que deba corregirse que se corrija pero que no se eche atrás lo que se ganó en estados como Oaxaca, Guerrero y Chiapas con alto índice de marginación y pobreza”.