REFORMA

Jorge Escalante y Adán García

León, Guanajuato. El dirigente nacional del PAN, Ricardo Anaya, calificó al Gobierno federal de incompetente para aplicar la reforma educativa.

 

“La reforma es correcta, fue impulsada por el Partido Acción Nacional, el problema es que el Gobierno federal ha sido verdaderamente incompetente en la implementación y particularmente en la comunicación de la misma. Muchos de los maestros (y) padres de familia han sido engañados, y el Gobierno ha sido incapaz de comunicar la verdad”, criticó.

 

Antes de participar en una reunión con militantes, anticipó que su partido se opondrá a que la reforma se negocie o se dé marcha atrás en aspectos como la evaluación al magisterio.

 

Lo anterior, después de que el Secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, anunció la revisión del sistema de evaluación en diálogo sostenido con el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

 

“Lo que sería inaceptable es que se negocie fuera del marco de la ley. Nosotros estamos sí a favor del diálogo, pero estaríamos absolutamente en contra de que se pretendiera negociar la Constitución o la ley.

 

“Las leyes se aplican, no se negocian”, sentenció.

 

Anaya también se pronunció a favor de que se aplique la ley si algunos de los dirigentes de la CNTE encarcelados incurrieron en delitos, pero se opuso a que el mismo Gobierno la utilice para aplacar el movimiento magisterial.

 

“Si alguien comete un delito se le debe sancionar por el delito que cometió, ni es correcto que la autoridad utilice la ley para aplacar un movimiento social, ni tampoco sería correcto que la autoridad negociara la ley liberando personas que hayan cometido un delito: simple y sencillamente que se respete el Estado de Derecho”, indicó.

 

El panista demandó al Gobierno federal seguir adelante con la reforma educativa, aunque también pidió mantener el diálogo con los maestros.

El Gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, se pronunció por realizar los ajustes a la reforma educativa que permitan destrabar el conflicto magisterial en el País.

 

“Ninguna ley está escrita en piedra, ni la propia Constitución. Se puede revisar si hay argumentos, si hay razones y motivos. Y dos, no debiera ser tan rígida la aplicación de la evaluación, por una razón muy sencilla: no es la misma situación un maestro de El Encinal, Municipio de Tiquicheo, que el maestro que enseña en una escuela de Morelia.

 

“Ni es lo mismo los maestros de Michoacán que los maestros del Distrito Federal (sic) o los de Nuevo León. Entonces perfectamente se puede, sin violentar la ley, hacer una contextualización y que eso pudiera trazar un escenario distinto para la evaluación”, planteó.

 

El Mandatario perredista agregó que el tema de los descuentos y despidos a maestros faltistas debe sujetarse también a la claridad y a la comprobación.