A Juan Francisco Palencia se le veía raro en la cancha del estadio Olímpico Universitario. Ya no portó los botines negros y la camiseta con el dorsal número 17. Ahora lucía un atuendo similar al de una estrella del rock al momento de recibir un premio: pantalones, corbata y saco negros bien ajustados. Se le veía ansioso porque los suyos hicieran lo que disfrutaba hacer: goles. Se conformó con uno y el penal frustado a Carlos Peña a cuenta de su guardameta Alejandro Palacios.

 

 

 

Los Pumas abrieron el torneo en su territorio, en la Ciudad Universitaria de la capital mexicana contra las Chivas. Francisco Palencia tuvo el reto de solventar la baja del central uruguayo Gerardo Alcoba, quien brinda protección y también juego ofensivo. El timonel felino dispuso de Alejandro Castro, en vez del juvenil Luis Fernando Quintana.

 

Al principio del encuentro lograron reponerse de la momentánea posesión del equipo rojiblanco. Lo hicieron a través de los balones a profundidad que le llegaron al español Saúl Berjón. Lo intentó por la banda izquierda hasta que no pudo más y salió de cambio al medio tiempo. Del otro lado, en la derecha, Pablo Barrera buscó reencontrarse con la afición que dejó hace seis años para ir a probar su suerte en el West Ham. Al minuto 22 estuvo cerca de concretar una asistencia de gol, pero Eduardo Herrera y Matías Britos quedaron lejos de marcar.

 

Las Chivas insistieron en conseguir el primer balón. Tuvieron tiros de esquina, que no encontraron un remate letal. Hasta que al minuto 56, en un balón largo que dispuso el exjugador del Espanyol, Abraham González, encontraron el gol para los Pumas. El pase iba para Britos, pero el central Jair Pereira se entrometió y marcó en propia. Ese fue el primer festejo para Palencia que le hizo despojarse del saco.

 

Los locales supieron dominar al rival y consumieron el tiempo con balones por las bandas para encontrar a los delanteros. El rebaño probó con un par de voleas del defensa Carlos Salcedo, pero terminaron por fuera. Carlos Peña también probó, pero el guardameta auriazul Alejandro Palacios no tuvo problemas para retenerlos. Matías Almeyda mandó a su jugador promesa, Javier López, aunque no logró engañar a los defensas.

 

FICHA

Pumas: Alejandro Palacios; Marcelo Alatorre, Darío Verón Alejandro Castro, Luis Fuentes, Javier Cortés, Abraham González; Saúl Berjón (Fidel Martínez ’45), Matías Britos, Pablo Barrera y Eduardo Herrera (Kevin Escamilla ’76).

 

Chivas: Rodolfo Cota; Jesús Sánchez, Jair Pereira, Carlos Salcedo, Carlos Salcido (Marco Bueno ’65), Edwin Hernández (Néstor Calderón ’58); Carlos Peña, Orbelín Pineda, Isaac Brizuela (Javier López ’56), Carlos Cisneros y Ángel Zaldívar

 

 

El segundo momento de alegría para Palencia fue después del minuto 91. El árbitro, César Ramos, pitó un penal riguroso contra los felinos tras un remate de Ángel Zaldívar que rebotó en el brazo de Luis Quintana. Peña tomó el balón. Tenía el empate sobre la hora. Tiró a su lado derecho y apareció Palacios para desviar. Su entrenador dejó de morderse las uñas y celebró con mesura su primer triunfo como entrenador en primera división.

 

El calendario del torneo le da puesto dos duras pruebas en sus primeros partidos. Ya lo ganó al rebaño y la siguiente semana se enfrenta al club que lo vio nacer como delantero, el Cruz Azul.

 

El País