En las pasadas elecciones vimos, con claridad, la conformación de tribus al interior del PRI que pactaron su colaboración en la campaña a cambio de mantener su parcela de poder. Los bien enterados me dicen que, ante la necesidad de conformar un solo frente tricolor, el candidato Alejandro Murat Hinojosa, aceptó condiciones que, ante los resultados finales, se diluyeron por su falta de consistencia. Muchos ya recibieron las gracias. Es el caso de Evielistas, Gurrionistas, el grupo Huatulco, entre otros.

 

 

 

La concesión más evidente fue designar durante la campaña a los cabecillas de los grupos más variopintos como responsables de las principales tareas en el llamado “cuarto de guerra”. Cual más reclamaba sus insignias de general en la campaña vendiendo la idea de que sin ellos no habría triunfo.

 

El resultado sorprendió a todos. Esas tribus resultaron tigres de papel. La primera gran decepción fue que casi todos los candidatos a diputados y presidentes municipales que les permitieron proponer, perdieron. El control político regional que presumían, era ficticio. Lo que vino a exhibir a esos ídolos con pies de barro fue que el candidato a gobernador obtuvo más votos que los candidatos a diputados y concejales en distritos como Juchitán, Tuxtepec, Huatulco, Zimatlán, Tlacolula y los del centro.

 

Cuando las aguas que revolvió la campaña vuelven a la calma, viene el recuento y encuentran las peores cuentas electorales en distritos como Tuxtepec donde los ulicistas y evielistas perdieron todo, hasta la vergüenza. El primero que tuvo que salir el círculo selecto en la casa de campaña fue el diputado Antonio Amaro Cancino. Pese a sus antecedentes de político corrupto y avieso, vendía la idea de que tenía el control político total de la región. La realidad lo exhibió. El PRI perdió en toda la Cuenca, aun cuando Eviel cobró por adelantado la subsecretaría de SEDESOL.

 

Doña Titis Rodríguez asustó con “el petate del muerto” al abjurar de su partido y alzar la mano al candidato PAN-PRD, Estefan Garfias. Exhibió su pobreza ideológica y su oportunismo cuando Ulises le ordenó renegar del PRI el partido que le dio fama y fortuna. La encumbró en una secretaría de estado y otros puestos públicos relevantes que obtuvo aún con sus fracasos como candidata a presidenta municipal y luego a diputada federal.

 

Aunque diputado plurinominal electo y ex precandidato a gobernador, el juchiteco Samuel Gurrión es otro de los expulsados del paraíso. Con una precampaña electoral de gran ingenio, hasta vendió la idea de ser un político con “gran ascendencia”. Lo ubicaron en el número dos de la lista de candidatos plurinominales con la idea de “pastorear” la nueva bancada tricolor en el congreso. También le permitieron poner a su hermano como candidato para repetir en la presidencia municipal de Juchitán pero ¡perdió!

 

 

 

HUAJUAPAM

 

Otro distrito con sorpresas, pero para bien del PRI, es el de Huajuapam.

 

Para empezar, el PRI enterró el rancio cacicazgo de la familia del patriarca panista Luis de Guadalupe Martínez. En los últimos tres sexenios, este abogado, presidente municipal y ex diputado con un fíat de notario gracias a sus arriendos con el partido tricolor, mantenía para él y su familia, la presidencia municipal y las diputaciones local y federal así como el control político en esa región. Su última conquista fue la curul federal plurinominal para su hijo. Cuentan que compró, con cargo al erario municipal, el voto de cada uno de los consejeros panistas.

 

El PAN con la familia Martínez, perdieron en esta ocasión, la diputación local y la presidencia municipal. Ambas posiciones se las adjudicó el PRI.

 

Germán Espinoza, otro de los operadores cercanos en el cuarto de guerra de Alejandro Murat Hinojosa, atizó fuego amigo contra Martín Aguirre quien, finalmente ganó y es hoy presidente municipal electo. Los intereses de Germán y el dirigente del PRI, Alejandro Avilés estaban con Víctor Nájera. Dicen que ya habían pactado los moches para la concesión de obras en ese municipio.

 

El asombro para los analistas al interior del PRI fue que, en comparación con otras ciudades con gran competencia electoral, en la cabecera de Huajuapam la votación fue casi similar. Es decir, el candidato a gobernador obtuvo número de sufragios muy similar. Por ejemplo, el edil ganó con 6 mil 854 votos, el diputado con 6,453 y Alejandro Murat con 6 mil 935. Esto indica que el voto duro priista en la cabecera distrital de Huajuapam, sigue leal.

 

CHINA (4)

 

Uno de los principales objetivos de nuestra visita a China, fue conocer el papel que juegan los medios en el desarrollo relevante de su país. Por eso fue importante nuestra prolongada -casi 2 horas- entrevista con ejecutivos del Diario de Beijing. Solo para marcar la relevancia de este periódico, vale saber que su tiraje es de 600 mil ejemplares cada día. Solo le supera el Periódico del Pueblo, medio oficial del Partido Comunista de China con 4 millones de ejemplares diarios. Fue publicado por primera vez el 15 de junio de 1948 en Pingshan, Hubei, emitido por una rama regional del Partido Comunista.

 

Una particularidad que nos llamó la atención. Aunque los medios, como el Diario de Beijing, se subordinan a lineamientos del Partido Comunista, han logrado ser autosuficientes. Este es un ejemplo de cómo China fusiona el orden y las reglas del comunismo con las libertades del capitalismo.

 

El Estado dejó de subvencionarlos hace unos 15 años y para su financiamiento les han entregado edificios, hoteles, radiodifusoras y televisoras. Se constituyen en un grupo empresarial, según nos explica el señor Yankui, director de información y tecnología del Diario.

 

Así como en México y todo el mundo hay medios especializados en deportes y finanzas, en China han puesto en vigencia periódicos especializados en el campo. El mismo 29 de junio nos recibieron en el Diario de Agricultores, en Beijing, para explicarnos como este periódico especializado contribuye en las políticas de reducción de la pobreza.

 

Entre sorbos de aromático té, fluyeron interesantes las explicaciones precisas, sin “rollos”, de los altos funcionarios chinos apegados rigurosamente a la austeridad comunista (no como nuestros “izquierdistas” en México).

 

Impactante el cometido de este periódico que compran y leen casi un millón de campesinos de Beijing y sus provincias. Nos exponen los ejecutivos en una prolongada reunión, que su área de influencia abarca 180 mil kilómetros cuadrados donde se asientan doce ciudades con unos 58 millones de habitantes que diariamente se informan de los proyectos y avances de los programas de alivio a la pobreza. Este periódico les comunica quienes son los funcionarios responsables y sus tareas a cumplir.

 

-¿Y si estos no entregan buenos resultados? Preguntamos.

 

Hay un buen número de altos funcionarios procesados, algunos con cadena perpetua por corrupción o ineficiencia. El caso más relevante, nos dice la intérprete, es el encarcelamiento de uno de los 6 más importantes miembros del buró del Partido Comunista.

 

Al siguiente día, volamos a la ciudad de Wujan para conocer, de viva voz, el rescate de los grupos étnicos de la provincia de Hubei. (Continuamos).