Oaxaca, Oax. A un mes de los hechos violentos en Asunción Nochixtlàn donde murieron ocho personas durante un enfrentamiento entre policías federales y simpatizantes de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), la comunidad sigue en penumbras.

 

 

 

Derivado de los hechos la CNTE logró la instalación de mesas de diálogo con las autoridades federales, pero la comunidad y sus habitantes siguen en la espera de “justicia”.

 

A un mes, no hay certeza de quienes dispararon y las comisiones de investigación no han logrado avances “reales”, las autoridades han callado sobre el caso.

 

Al respecto la Procuraduría General de la República (PGR), quien atrajo el caso recientemente solo se ha limitado a decir que se encuentran en proceso las investigaciones y que se realiza el peritaje de las armas.

 

Cabe destacar que el pasado 19 de junio alrededor a las ocho de la mañana, un grupo de elementos federales y estatales arribaron al crucero de Nochixtlàn con el objetivo de retirar uno de los bloqueos que había dejado por varias semanas trailers y pipas de gas varados.

 

Durante el enfrentamiento los simpatizantes de la Coordinadora prendieron fuego a un tráiler que traslada pollos, el cual se reportó con pérdida total, así como otras unidades.

 

Durante su visita en Oaxaca, el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa Cifrián, aseguró que el gobierno federal no tiene registro de que haya 58 heridos por arma de fuego, ademas de que negó la versión que hayan sido 11 personas muertas, sino ocho.

 

Ahí se comprometió a que se indemnizará a las víctimas del hecho que irrumpió en la tranquilidad de un día de plaza y cuando se celebraba el día del padre.

 

Sin embargo a la fecha, los pobladores han manifestado que no ven  disposición de la Segob e dar cumplimiento a la palabra que se empeñó en el lugar de los hechos, por lo que tampoco han permitido el paso total de vehiculos por la zona.