DETRÁS DE LA NOTICIA

(Al maestro Francisco Benjamín López Toledo por sus primeros 76 veranos. Un abrazo personal y familiar cordial y respetuoso. ¡Salud y larga vida!).

 

 

 

A raíz de la lectura del artículo de mi amigo-hermano Cipriano Flores ‘Oaxaca: Bien vale una misa’, es importante reflexionar sobre el trascendente mensaje que Oaxaca envía a la Nación:

“El Oaxaca irreverente, el Oaxaca tozudo, el Oaxaca rebelde, el Oaxaca correoso, el Oaxaca profundo, le dice a la Nación, estoy en tu Constitución, por qué me quieres desconocer, por qué quieres ocultar mi verdadero rostro, por qué me temes, si soy uno de tus hijos”.

Comparto su restrospectiva: “Desde que tengo uso de razón he tenido la impresión de un dejo de menosprecio de la Federación y de su gobierno central hacia el Estado y sociedad oaxaqueña. La enorme carga de esta exclusión, por decir lo menos, la llevamos todos los oaxaqueños, salvo una parte muy menor, la aristocracia oaxaqueña, que no se reconoce, incluso, como oaxaqueña”.

“Pero además, para los poderosos, Oaxaca tiene algo que es un estorbo para el desarrollo homogéneo de la nación, para el progreso de todos los mexicanos: Sus pueblos primarios, sus, indios, sus etnias, sus culturas diversas, sus usos y costumbres, como usted le quiera llamar, y desde luego, sus revoltosos maestros y sus gobiernos corruptos, no importando signos ideológicos”.

“Para los gobernantes centrales, Oaxaca es una rémora, una pesada loza para los presupuestos y finanzas públicas. El gobierno y pueblo oaxaqueño es incapaz de generar sus propios insumos, es un barril sin fondo, se nos dice. Se ha informado que a este México sureño y pobre, se le ha asignado en los últimos diez años la cantidad de 2.5 billones de pesos sin que se haya impactado en el mejoramiento de la vida de la población de los Estados de Oaxaca, Chiapas, Guerrero y Michoacán”.

Indispensable es profundizar en las reflexiones del politólogo zapoteco, en virtud que coincido con él respecto a que “el capitalismo no tiene un futuro acorde a la naturaleza humana, su capacidad destructiva es infinita, su rendimiento a favor del hombre se acabó, ya tiene rendimientos negativos, que incluso atenta contra la existencia de nuestro planeta”.

“Entonces Oaxaca significa un verdadero peligro para la ideología dominante. Conocer la realidad desde Oaxaca, desde la perspectiva del sur… inventamos la democracia en el sentido intercultural, el Estado en el sentido plurinacional, o entonces no pensemos que el Estado liberal moderno va a volver. Su crisis es irreversible y, por eso, lo peor puede venir si nosotros no somos capaces de vivir este periodo con gran intensidad democrática y con un sentido más profundo, más amplio, más inclusivo”.

“Entonces, Oaxaca es, ciertamente, peligroso, por lo que representa y puede representar, para los poderosos y para sus gerentes y administradores”. Obligado es advertir que Oaxaca es, también, peligroso para el pueblo, por lo que representa y puede representar el manipuleo político-ideológico de todo signo de los pobres y marginados.

De ahí que respete, pero no comparta las acciones subversivas marxista-leninistas de corte maoísta que impulsa la Sección XXII de la CNTE apoyadas por grupos armados. Coincido plenamente en la imperiosa necesidad de luchar contra la explotación del resurgimiento del capitalismo salvaje en la globalización.

Pero coincido en luchar, también, contra la esclavizante dictadura comunista del proletariado, a través de movimientos y partidos socialistas de corte populista. Nuestra divisa de vida es: ¡Ni capitalismo ni comunismo! Coincido en luchar por una tercera vía: Democracia liberal intercultural y Estado plurinacional con una alta carga humanística de profundo respeto a la vida, a la libertad y dignidad humanas.

Esta es la causa, motivo y razón que nos lleva a criticar a los representantes del Estado mexicano, gobernantes, partidos, políticos y servidores públicos. Por su desmedida ambición éstos traicionan al pueblo y en un rejuego de perversas maniobras también traicionan a los propios grupos y movimientos antisistémicos.

No de otra manera es posible entender que el subsecretario de Desarrollo Político de Gobernación, Luis Enrique Miranda Nava, traicionara a México, al Gobierno de la República y a la propia CNTE, al acordar en lo oscurito y bajo la mesa, respetar los privilegios económicos y políticos de la Sección XXII.

La sentencia de Amparo Indirecto 700/2015-VII, dictada por el Juzgado Tercero de Distrito en Materia Administrativa, con sede en la Ciudad de México, resolvió anular los compromisos ilegales suscritos por Miranda Nava el 28 de octubre de 1992, el 5 de noviembre de 2013, el 27 de mayo de 2014 y el 10 de febrero de 2015, por violar el artículo 3 constitucional al mantenerlos vigentes y reconocerlos como válidos.

La minuta más significativa que dejará sin efecto la sentencia judicial federal es la firmada el 10 de febrero del 2015 que reconoció la abultada nómina de la Sección XXII. En dicho documento, el Gobierno federal garantizó el pago a todos los trabajadores de la educación, así como el reconocimiento a todos los maestros, respetando sus derechos laborales individuales y logros políticos, económicos, administrativos, sociales y jurídicos de esa organización.

También comprometió la conciliación y, en su caso, el reconocimiento de las incidencias de personal en tránsito y rezagado.

La minuta, firmada por el subsecretario de gobernación, Luis Enrique Miranda Nava; el gobernador Gabino Cué, el director del IEEPO, Moisés Robles Cruz y el director general de presupuesto y recursos financieros de la SEP, Rodolfo Demetrio Alor Muñoz, validó el plantilleo educativo entregado el 3 de noviembre de 2014, maniobra que para enero de 2015 dio un total de 81 mil 300 docentes.

El IEEPO concilió un total de 81 mil 300 docentes del “plantilleo” y 2 mil más solicitados por el magisterio en las negociaciones con Gobernación. Es decir, 6 mil 34 plazas más de las 77 mil 264, estás últimas son las que aparecen en el Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa (Fone).

Con la firma de los acuerdos del 10 de febrero de 2015, las autoridades de Gobernación y del estado reconocían la vigencia de la resolución del 28 de octubre de 1992, a través de la cual el gobernador Heladio Ramírez López otorgó a la Sección XXII un “banco de plazas docentes”.

La sentencia judicial federal echa abajo “el derecho a no ser despedido en razón de un mal resultado en las evaluaciones docentes” o “el derecho a no ser removido o cambiado en las funciones que venían realizando” como se asienta en los acuerdos del 5 de noviembre de 2013 y en el del 27 de mayo de 2014, respectivamente, y que cobraron vigencia en el documento firmado el año pasado en Gobernación.

 

alfredo_daguilar@hotmail.com

director@revista-mujeres.com

@efektoaguila