Oaxaca.- A un mes de los enfrentamientos violentos ocurridos en Nochixtlán el 19 de junio, durante la intervención policiaca para liberar carreteras, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) continúa las investigaciones para esclarecer lo ocurrido.

 

 

Personal de la CNDH explicó que la investigación es mucho más compleja de lo que esperaban, toda vez que los hechos fueron más graves que los de 2006.

 

Y es que, los visitadores no han podido armar el rompecabezas completo para dar a conocer la versión más apegada a la realidad de lo que ocurrió ese día en Nochixtlán, San Pablo Huitzo, Hacienda Blanca y Viguera.

 

La víspera acudieron a la zona donde murieron los tres primeros civiles durante la refriega violenta entre pobladores y policías federales en la comunidad mixteca.

 

Observaron desde qué punto pudieron haber recibido los disparos, toda vez que la distancia es bastante amplia desde dónde se encontraban los elementos federales hasta el lugar donde fueron abatidos.

 

Además, dijeron, se han dedicado a recabar testimonios diarios, a la fecha son 500, pues aún hay gente y testigos que se negaban a colaborar por miedo.

 

Según comentaron desde hace 30 días se han mantenido permanentemente en el lugar de los hechos, a donde llegaron horas después, “nosotros no venimos a hacer una investigación de tres días, mucho menos a tomarnos la foto como hicieron otros”, dijo uno de los visitadores.

 

Señalaron que otra de las dificultades a las que se han enfrentado es la negativa de las autoridades correspondientes a entregar los informes, acceso a las necropsias de ley y demás pruebas que brinden las herramientas que ayuden a esclarecer los hechos.

 

“El informe que emita la CNDH será fundamental”, aseguraron, no sólo para conocer la realidad del domingo rojo en Oaxaca, sino también para que las autoridades competentes, la Procuraduría General de la República, pueda determinar sanciones contra los responsables.

 

Señalaron que lo ocurrido el 19 de junio en Oaxaca supera por mucho el conflicto del 2006, pues ese año no hubo tantos muertos como ahora, e incluso los hechos son de relevancia por cómo se desarrollaron desde las protestas del magisterio contra la reforma educativa.

 

La CNDH confirmó que son 11 muertos los que se registraron el domingo, siete el 19 de junio en Asunción Nochixtlán, uno en Viguera, dos reporteros en Juchitán de Zaragoza y el conductor de la radio comunitaria en Huajuapan de León, todos vinculados con las protestas de ese día.