San Cristóbal de las Casas, Chis. Policías estatales y municipales desalojaron el bloqueo que maestros estudiantes, padres de familia e integrantes de diversas organizaciones, mantenían en la carretera de cuota San Cristóbal Tuxtla Gutiérrez desde el pasado 27 de junio para exigir la abrogación de la reforma educativa.

 

 

Civiles encapuchados lanzaron cuetes, destruyeron y prendieron fuego a las carpas de plástico que los manifestantes mantenían a un lado de la carretera.

 

El dirigente regional de la sección 7 de la SNTE Adalberto Hernández Rabanales reportó un herido de bala y alrededor de 20 golpeados durante el desalojo en la carretera de cuota San Cristóbal-Tuxtla Guetiérrez.

 

En entrevista, dijo que el maestro de primaria de nombre Rumualdo Guadalupe Urbina Estrada fue internado en una clínica del ISSSTE de esta ciudad. El profesor labora en el municipio de El Pinar

 

Vecinos del poniente de San Cristóbal indican que el operativo policíaco ha llegado hasta el “Hospital de las Culturas”.

 

El gobierno de Chiapas aseguró que los 200 policías estatales que acudieron al desalojo del bloqueo carretero lo hicieron de manera “disuasiva para evitar confrontación entre habitantes del municipio de San Juan Chamula y manifestantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE)”, que mantenían bloqueada la carretera de cuota Tuxtla- San Cristóbal de Las Casas.

 

En un comunicado agregó que ante una alerta emitida por el Centro Estatal de Control, Comando, Comunicación, Cómputo e Inteligencia (C4i), que señalaba la presencia de habitantes de San Juan Chamula en el kilómetro 46 de dicha vía, bloqueada por integrantes de la CNTE, fueron enviados 200 elementos estatales para resguardar la integridad de las y los ciudadanos, evitando cualquier motivo de enfrentamiento”.

 

Aseguró que los indígenas acudieron “para dialogar pacíficamente y solicitar el libre tránsito de ciudadanos, comerciantes y transportistas”, por lo que “los manifestantes optaron retirarse del lugar de manera voluntaria, con lo que la vialidad quedó liberada”.

 

Por separado, el alcalde de San Cristóbal, Marco Antonio Cancino González, se deslindó de cualquier responsabilidad en el desalojo de los maestros, estudiantes, padres de familia y miembros de organizaciones desalojados de la carretera este mediodía.

 

La Jornada