* Pederastia y abusos sexuales en la iglesia católica, al máximo

 

* La iglesia, metida también en conflictos sociales de Oaxaca

 

* Ahora Xoxocotlán y encargada de presidencia inventan Guelaguetza

 

La Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación dejó de ser hace mucho tiempo una organización de maestros decididos a defender desde las aulas, desde la enseñanza, el derecho a la educación y sus derechos laborales, para convertirse en cuna de movimientos sociales, e incluso guerrilleros, y ahora promotor de la propia violencia que genera.

 

Como se recordará, año con año el gremio conformado por más de 80 mil maestras y maestros plantea un pliego de peticiones que en la mayoría de los casos incluye mejoras salariales y de prestaciones sindicales, un exceso de privilegios.

 

Y todo está a la vista y cualquier ciudadano lo puede juzgar: dése una vuelta por un plantón o bloqueo que promueve la Sección 22, o atestigüe una caravana de ellos, y notará que la mayoría de los mentores porta un vehículo de lujo, nuevo o cuando menos de reciente modelo. Claro, eso sólo se nota en los Valles Centrales, donde hay más capacidad económica, se podrá decir. Pero no.

 

Si tiene oportunidad acuda a los municipios del interior del estado y notará que en cada escuela, en días de clases, hay por lo menos cinco vehículos estacionados, y muy pocos de ellos de modelos muy atrasados.

 

¿No pueden las y los maestros aspirar a tener un coche? Claro que sí, si proviene de su decoroso sueldo y otra actividad laboral. Para poner un solo ejemplo de muchísimas prestaciones con que cuentan, perciben 90 días de aguinaldo, cuando por ley general es apenas de 15 días y honrosas excepciones de 30 días.

 

El problema aquí es la hipocresía con la que actúa la mayoría, al pretextar que requieren de más prebendas porque laboran en condiciones deplorables, porque ganan una miseria de sueldo (el que menos, siete mil a ocho mil pesos mensuales), porque el gobierno privatiza la educación, porque el sistema quiere oprimir más al pobre…

 

Es larga la historia que usted ya conoce desde hace más de 35 años, en que se decidieron aglutinar con varias representaciones estatales en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), hoy por hoy ejemplo de la violencia, sinrazón y generadora de conflictos… y también de muertos.

 

Año con año el magisterio tiene o “debe” tener a sus muertos o heridos para seguir lucrando con ellos. Sí, lucrar como lo ha hecho en incontables ocasiones y uno de los grandes ejemplos es el año 2006.

 

Una largo recuento para llegar al 2016, en que, de nueva cuenta, la Sección 22 del SNTE tiene sus mártires, ahora de Nochixtlán, escenario de una cruenta batalla de por lo menos ocho horas, que dejó ocho fallecidos, según la cifra oficial, y 11, según el magisterio.

 

Sí, naturalmente, es grave el hecho y debe investigarse. ¿Quién portó armas? ¿Quién mató a ocho habitantes de la región Mixteca y de Nochixtlán? ¿Quién ordenó a los policías? ¿Fueron integrantes de la Sección 22 quienes a propósito causaron las bajas?

 

Todo eso y más se debe investigar y castigar y en eso estamos de acuerdo todos. Pero más grave aún que la Sección 22 lucre con los muertos. Sí, lucrar con las víctimas para seguir sosteniendo una lucha ya no contra la reforma educativa o para exigir la libertad de sus presos, sino en contra del sistema, del “mal gobierno”, de los “burgueses”, de los ricos, de los “poderosos”; una lucha en la que no les importa cometer apología de la violencia,

 

Aterrizamos en el tema: el magisterio, un grupo radical de ellos, hace apología de la violencia al utilizar escenarios de violencia de Nochixtlán para promover primero su fiesta, su Guelaguetza “magisterial y popular”.

 

Elaboraron hace dos semanas un video con bailarines de danzas tradicionales, con sus trajes auténticos, que danzan sobre esqueletos de autos, en el lugar donde presuntamente dispararon en contra de los policías, en la carretera.

 

Un excesivo uso y lucro del dolor de las víctimas, pasando por encima del dolor, de la grave situación por la que atraviesan los deudos. ¿A alguno de la Sección 22 se le ocurrió cobrar para esa fiesta cuando menos 10 pesos y destinarlos a las familias de los asesinados y los heridos? A nadie.

 

¿A alguno de la Sección 22 del SNTE se le ocurrió pedir cuando menos 10 pesos de cooperación a todos los trabajadores de la educación para darle a las víctimas? A nadie; a cambio, para pretextar que sí lo hacen, abrieron por dos días una cuenta bancaria para depositar donativos y después la cancelaron.

 

¿Algún maestro o maestra ha dado apoyo material a las víctimas? No, sólo lo han utilizado como moneda de cambio, como arma para seguir defenestrando al gobierno, como argumento para tirar una reforma educativa que según ellos es lesiva.

 

Pero no es todo. Esta semana misma hicieron circular un videoclip con artistas “alternativos” en que otra vez se lucra con los muertos de Nochixtlán. Sí, sobre cenizas, sobre escombros, sobre barricadas, sobre bloqueos carreteros o en el plantón del magisterio, utilizan otra vez escenarios de violencia que ellos mismos generaron.

 

¿Alguien duda que la Sección 22 no tiene la menor intención de mejorar la educación? Nadie. A ellos poco les importa que unas 194 escuelas del estado no hayan podido terminar el ciclo escolar, y mucho menos se han interesado por reponer los días perdidos.

 

¿Alguien duda que la Sección 22 sólo quiere lucrar con el dolor de la gente? Nadie en su sano juicio podría apoyar a un sector del magisterio que lo único que está haciendo es utilizar la violencia para presionar y ganar, presionar y ganar. Si no, que le pregunten a los oaxaqueños que día con día sufren bloqueos a carreteras, plantones, marchas, toma de oficinas y un largo etcétera que lamentablemente parece no tener fin.

 

NIMIEDADES

 

1.- La Iglesia Católica está cada vez más podrida y su máximo pastor en Oaxaca, el Arzobispo de Antequera, JOSÉ LUIS CHÁVEZ BOTELLA, cada vez más exhibido por presuntamente proteger a pederastas. Este miércoles se suscitó un hecho bochornoso cuando el sacerdote CARLOS FRANCO, acusado de violar a un joven, daba una conferencia de prensa y al lugar llegó la víctima, quien lo encaró junto con sus familiares para acusarlo directamente de abuso sexual. Sí, de abuso sexual que el vicario de la Catedral de Oaxaca no pudo soportar y salió huyendo del lugar. Hay negligencia también, por supuesto, del Fiscal HÉCTOR JOAQUÍN CARRILLO RUIZ, al no escuchar a las víctimas y al analizar el caso a la conveniencia de la iglesia y decretar una libertad, que está muy lejos de la inocencia.

 

2.- Por cierto, y no se trata de echarle más leña al fuego, pero la Iglesia Católica está metida de manera muy fuerte en las protestas de la Sección 22 y de la CNTE; también es muy evidente y ahí están declaraciones de obispos del país a favor del magisterio; es decir, apoyan tácitamente la violencia. Ahí está el caso de Nochixtlán que, según los vecinos, desde la iglesia se repicaron campanas y el cura llamó a apoyar el enfrentamiento que se suscitaba ese 19 de junio; ahí están varios grupos religiosos que han financiado revueltas sociales, a cambio de lograr más posiciones por medio de la violencia, contrario a la paz y hermandad que debe promover.

 

3.- La Síndica DIANA LUZ VÁSQUEZ, ahora encargada del despacho de la presidencia municipal, perdió el piso y en su exceso de protagonismo, ahora inventa una Guelaguetza en Santa Cruz Xoxocotlán para promover supuestamente las tradiciones y costumbres, mismas que desconoce. Y tan desconoce porque no es de Xoxocotlán, la población no la acepta ni mucho menos está de acuerdo en que presida sus fiestas tradicionales, pues la otrora joven con raíces istmeñas, sólo tiene ojos para la ambición, el poder, el dinero, y los cargos públicos, a costa de lo que sea. Por cierto, siguen las inconformidades en ese municipio y pronto resurgirán las protestas.