Francisco Cruz

Representantes de la Iglesia Católica en Oaxaca falsearon información para encubrir y lograr la libertad del sacerdote Carlos Franco Pérez, acusado de violación del joven Lenin.

 

 

 

Una de las testigos y quien encontró a Lenin inconsciente, golpeado y con las ropas rasgadas en una de las habitaciones del curato de la Catedral de Oaxaca, afirmó que el arzobispo José Luis Chávez Botello ha encubierto al clérigo Carlos Franco y se han negado a entregar los videos de las cámaras de vigilancia.

“No hay justicia. Yo fui testigo. El padre Carlos lo violó, lo golpeó. Hay antecedentes de esos golpes. Abusó de él pero a parte de él la forma burlona, porque yo todavía hablé esa día para ver las consecuencias de esos dos jóvenes, cuando yo lo encontré, porque o sabía que había pasado realmente, pensé que había sido una simple borrachera; sin embargo, él todavía inclinó la cabeza y están las cámaras, videos que no han querido proporcionar porque ahí está todo”.

Este día, tanto el joven presuntamente violado y un grupo de personas, irrumpió en la conferencia de prensa que otorgaba el sacerdote Carlos Franco en la que aseguraba ser víctima de una infamia; al final tuvo que huir.

La presunta violación ocurrió la madrugada del pasado jueves santo, durante la Semana Santa. A Lenin y un compañero, ambos forman parte del Proceso Evangelizador de la Iglesia Católica en Oaxaca, el sacerdote les pidió quedarse a continuar trabajando en la catedral por las festividades que habrían de realizarse al día siguiente.

Hasta ahora, según lo declarado por el propio Lenin, tanto él como su compañero accedieron a ingerir bebidas embriagantes con el sacerdote. Cuando ya estaban embriagados el sacerdote comenzó a tocar la entrepierna y espalda de uno de los jóvenes; esto, provocó que Lenin reaccionara y enfrentara al clérigo.

Fue entonces que decidió llevar a su compañero a dormir a una de las habitaciones del curato, pero fue seguido por Carlos Franco con quien inició una pelea. Lo último que Lenin recuerda fue que se golpeó en la cabeza y quedó inconsciente.

La testigo, afirma que al día siguiente entró a buscar a Lenin a las habitaciones luego de enterarse que el padre les había pedido quedarse. En las escaleras, el otro joven estaba aun con la resaca o efectos del alcohol. Al subir, afirma que vio sangre en algunas partes del curato. “Lenin estaba inconsciente, con el pantalón, rasgado y en el cuarto sucio. Había vomito en la cama en el piso, habían evacuado. “En la sala había encontrado vasos rotos, sangre”.

Tanto la víctima como el grupo de personas que lo acompañaban exigieron a las autoridades responsables la aplicación de la justicia contra el sacerdote de la Iglesia Católica, Carlos Franco, sobre todo a partir que de obtuviera su libertad por supuesta falta de pruebas.

Sin embargo, afirman que hay muchas evidencias de los hechos y testigos. Además, las videograbaciones de las cámaras de vigilancia en la Catedral de Oaxaca que tanto el arzobispo José Luis Chávez Botello, como el sacerdote Mayrén, conocido como padre Uvi, se han negado a entregar.