El Mandatario mexicano dijo que será respetuoso del proceso electoral en EU.

 

 

Washington DC, Estados Unidos .- El Presidente Enrique Peña Nieto propuso a los candidatos a la Presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton y Donald Trump, iniciar un diálogo “franco y abierto” sobre la relación bilateral.

 

En un mensaje a medios con su homólogo Barack Obama, afirmó que su Gobierno trabajará de forma constructiva y de buena fe con el próximo Mandatario.

 

“A la señora Hillary Clinton y al señor Donald Trump quiero expresarles mi mayor respeto, desde ahora propongo entrar en un diálogo franco y abierto con quien resulte electo, sobre la relación entre nuestras naciones”, dijo Peña.

 

“Desde ahora expreso mi absoluta voluntad de colaboración a quien en noviembre sea electo como líder de esta gran nación. El próximo Presidente o Presidenta encontrará en México, en mi Gobierno, una actitud constructiva, propositiva y de buena fe, para engrandecer la relación entre nuestras naciones”

 

El Mandatario aseguró que el Gobierno mexicano, desde este momento, no opinará ni fijará posiciones sobre el proceso electoral estadounidense.

 

Tras un encuentro privado y con sus comitivas, Barack Obama y Peña Nieto aseguraron que la relación bilateral vive su mejor momento, por lo que desearían que se fortaleciera.

 

El mexiquense informó que ambos acordaron ampliar los alcances de los programas de becas para estudiantes.

 

Además que formalizaron el Consejo de Negocios de Energía, así como la instalación de un Grupo de Alto Nivel sobre Drogas, el cual trate, principalmente, el tráfico de heroína.

 

Insistió en que el próximo Presidente o Presidenta encontrará en México “un aliado estratégico” para resolver temas como el de seguridad.

 

Argumentó que jamás ha hecho señalamientos incorrectos a ninguno de los candidatos, y, justificó, algunas expresiones sobre el proceso electoral o algún aspirante “se descontextualizaron”.

 

Promete Obama seguir trabajando en migración

 

En tanto, el Presidente de Estados Unidos prometió a su homólogo que en los meses que le restan — deja su cargo en enero de 2017– seguirá luchando en el Congreso estadounidense sobre una reforma migratoria.

 

Consideró que México es más que un vecino, y así debe verse.

 

“Es familia”, indicó.

 

Sin mencionar a Trump, Obama aseguró que no se puede crear un muro en torno a las metas que México y Estados Unidos tienen en común, como es la seguridad, por lo que insistió en que esa propuesta es incorrecta.

 

“Tenemos que mirar hacia adelante. Tenemos que enfocarnos, de modo de que la economía funcione”, apuntó.

 

Reforma / Érika Hernández