“SI HAY QUE EVALUAR, POR PEÑA HAY QUE EMPEZAR”

 

Creo que nadie piensa que los maestros no quieren evaluarse, que no quieren mejorar su condiciones de vida y de empleo, que no tienen ganas de contar con mejores escuelas y recursos para la enseñanza, que solamente buscan dejar entre ellos las plazas o rentarlas, pero la realidad es que la venta y renta de plazas no la hacen los maestros en general, la hacen las autoridades con la complicidad de los funcionarios y líderes sindicales, los que controlan los recursos públicos no son los más de millón y medio de maestros en el país, son los burócratas que están al frente de la Secretaria de Educación Pública, los que no conocen los grupos son esos burócratas y desfachatados y cínicos funcionarios, los que no saben nada de pedagogía ni de técnicas de la enseñanza son esos burócratas que jamás han dado clase al lado de sus cómplices los dirigentes sindicales, los políticos que aprueban sin saber qué o por qué, en fin, los que tienen en crisis la educación al país son ellos y no nuestros maestros que luchan porque no se les quite el pan de la boca ni se les quiten sus derechos adquiridos. Ya basta que los sicarios de la información que reciben pagos inmensos del gobierno por crear confusión y generar una tendencia contra el magisterio sigan con su trabajo tal como lo ha demostrado el secretario de educación Aurelio Nuño al decir que ha entregado al SNTE más de mil seis cientos millones de pesos para contribuir a la política de comunicación que demuestre las “bondades” de la reforma educativa, es decir, que se ha gastado mucho pero mucho dinero de los contribuyentes para joder a los maestros que protestan, a los disidentes, no a los sumisos, a los que premian con recursos y gastos que jamás comprueban. ¿Por qué razón no demandan los maestros que los dirigentes del sindicato entreguen las cuentas de lo que se han robado desde hace muchos años y por el motivo que está en prisión la “maestra” Elba Esther Gordillo?

En las caricaturas que ahora nos pasan para mostrarnos las bondades dela “reforma educativa” se nos dice que está diseñada para darnos la formación de mejores mexicanos, que cumplamos con nuestras obligaciones, que pensemos con libertad, que seamos exitosos y hablemos inglés y otras pendejadas, cuando los primeros que deberían ser nacionalistas, libres y solidarios deberían ser esos funcionarios que se escudan en los perdones mientras nos joden con las corruptelas y los negocios que realizan con las empresas trasnacionales y con los gobiernos locales y los empresarios nacionales. Si nos quieren mostrar otra cara amable, decente, honesta, para darnos nuevamente atole con el dedo creo que ya estamos suficientemente adultos para no dejarnos engañar.

Debemos entender que los hombres del poder solamente hacen los juegos no del hambre sino del poder y con ellos se pasan el mismo de uno al otro con otra careta, con otro nombre de partido político, con otra institución, pero solamente se lo reparten entre ellos y dejan a la sociedad civil con el cuento de que podrá hacer sus propuestas por medio de los mecanismos que ellos mismos han diseñado para que no brinden los resultados adecuados y nos dejen fuera del juego.

Cualquier ciudadano con dos dedos de frente se da cuenta de que el presidente y su gabinete no cuentan con la confianza ni la credibilidad de los ciudadanos, no llega a obtener ni el diez por ciento, es decir, de cada cien mexicanos, noventa, no creemos en ellos ni les tenemos confianza y esto muestra el gran extremo del desgobierno y de la crisis que padecemos. Parece mentira que a éstas alturas del partido se nos pretende vender la idea de que la pobreza ha disminuido y de que, los ciudadanos, cuando menos, recibimos 30 % más del salario que recibíamos anteriormente, como si al llegar al mercado no viéramos lo que nos cuestan las cosas, como si al terminar el mes no veamos lo que nos cuesta llegar a pagar las cuentas, como si no supiéramos que la gasolina en vez de costarnos 500 pesos el tanque, ahora, nos cuesta casi seis cientos, como si no viéramos que la luz nos sale mucho más cara, el gas, los servicios, la tenencia, los nuevos impuestos, la realidad se impone sobre las declaraciones de los barbajanes y mentirosos.

El presidente cree que con el cuento de que ya nos pidió perdón, de que nos dijo que se lastimó mucho a su familia, que se le mostró el rostro de la verdadera indignación de los mexicanos por los actos de corrupción estará perdonado, alegando que adquirió esa casa de buena fe y de acuerdo a la ley cuando todos y él mismo sabemos que no es así, y si con ese cinismo nos quiere convencer de que logrará los cambios que todos demandamos, que con ese cuento nos quiere vender la idea de la famosas reformas, en verdad, está tonto o loco o ya perdió la cabeza, pero no lo que se ha robado. Así que lo menos que pueden hacer es renunciar o regresar lo que se han robado.