Francisco Cruz

Oaxaca.- El secretario general del Sindicato de Telefonistas, Francisco Hernández Juárez, afirmó el rechazo a las reformas estructurales, entre ellas la de Telecomunicaciones, y manifestó el apoyo a la lucha de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

 

Tras su visita al estado de Oaxaca, aseguró que las reformas que ha promovido el Gobierno de la República y que se aprobaron en el Congreso de la Unión no van a resolver los problemas que afirman van a solucionar.

 

Los telefonistas, dijo, enfrentan problemas precisamente por la reforma constitucional en Telecomunicaciones al poner a la empresa Teléfonos de México (Telmex) en condiciones de desventaja con la competencia y ha provocado que los ingresos hayan caído de manera importante.

“Nos han puesto una etiqueta que en la ley se llama preponderante, lo que significa que nos están poniendo a competir en condiciones de desventajas que los ingresos de la empresa se hayan caído y eso obviamente nos ha representado algunos problemas”, dijo.

El líder del Sindicato de Telefonistas que aglutina a 60 mil trabajadores en todo el país, explicó que cuando Telmex se privatizó se le establecieron condiciones en lo que se llama títulos de concesión, que obligaba a la empresa a llevar el servicio telefónico en todo el país y a poblaciones con más de 500 habitantes.

Con esta reforma y la ley en telecomunicaciones, dijo que ahora se “castiga” a Telmex por tener más del 50 por ciento del mercado en el país y la obligan a permitir que la competencia use la red de telefonía que se construyó sin pagar su uso.

“Obviamente se han reducido sus ingresos de manera importante y eso ha generado tensiones entre la empresa y los trabajadores. Por eso queremos lograr eso se supere y estamos esperando que nos retire esa sanción y se permita competir en condiciones igualdad”.

Mientras que en Oaxaca, dijo, Telmex ha dejado de hacer inversiones en el estado para mejorar el servicio de telefonía con la compra precisamente de fibra óptica y, no invierte, aseguró, precisamente para que la competencia no use su red, “porque la obligan a permitir el uso de su inversión”.