Xóchitl Cruz López, de 7 años, extrajo la esencia de nardo, campanilla y rosas para crear un perfume que no irrite la piel. Foto: Diana Saavedra

 

 

 

Cd. de México .- A sus 7 años, Xóchitl sabe que quiere crear un perfume que no irrite la piel y que sea tan dulce como el jazmín o la rosa.

 

Su proyecto forma parte de las mejores investigaciones realizadas por niños de 5 a 18 años como parte del Programa Adopte un Talento (Pauta), que busca fomentar vocaciones científicas desde la infancia.

 

En el caso de Xóchitl, desde su hogar extrajo la esencia de nardo, la campanilla y las rosas.

 

La pequeña de la escuela Josefa Ortiz de Domínguez, en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, obtuvo la oportunidad de viajar a la Ciudad de México para presentar su trabajo.

 

Como ella, casi un centenar de niños y jóvenes de Morelos, Michoacán y la Ciudad de México presentaron en Casa Xitla sus trabajos ante investigadores de la UNAM, que van desde la medición de contaminantes hasta el uso de carbón negro para cultivar plantas.

 

Jorge Hirsch, presidente del consejo directivo de Pauta, comentó que estos niños representan el resultado de una década de trabajo, desde que existe el proyecto.

 

El programa, detalló, surgió ante la necesidad de facilitar el camino de los niños para que las constantes dudas que tienen no se queden sin respuesta, sino que aprendan estrategias para explorar respuestas y hacerse nuevos planteamientos.

 

Reforma / Diana Saavedra