IGAVEC/

Huajuapan de León, Oax.- Casi un mes de la muerte de Salvador Olmos García, radialista de la radio comunitaria y cantante de punk, estados como Puebla, Monterrey, Guadalajara, Chiapas, Estado de México, se han unido para pedir justicia al aseverar que fue torturado y asesinado.

Así también se han sumado en San Francisco, California, Madrid, Argentina y Chile, grupos de jóvenes pertenecientes al Movimiento Anarquista; quienes han manifestando su repudio tras el asesinado de Olmos García.

“Era conocido como abogado porque siempre estaba apoyando cualquier causa, cualquier lucha; saber que lo mataron así nos da rabia. Los compañeros que asistieron al velorio vieron como estaba todo torturado, fueron a recoger sus rastas, ahí donde lo torturaron, ahí estaban regadas y nos quieren hacer creer que sólo fue un atropellamiento, un accidente”, comentó un integrante del Colectivo Libertario.

Comentó que Salvador Olmos, “abogado” o “chava”, como mejor era conocido por sus amigos y familiares, nació en el municipio de Acatlán de Osorio, Puebla, sin embargo desde pequeño su familia emigró hacía esta ciudad en busca del progreso, durante más de 10 años luchó contra la violencia policial en Huajuapan y contra el saqueo de recursos naturales en las comunidades.

“Fue una persona que conocía muy bien a Betty Cariño, quien murió asesinada cuando iba en una carava humanitaria al municipio de San Juan Cópala, Santiago Juxtlahuaca el 21 de abril de 2010 junto al finlandés JyriJaakkola, antes de sus canciones la mencionaba y siempre pidió justicia por su muerte”, mencionó.

Agregaron que los movimientos activistas y anarquistas seguirán fortaleciendo su lucha contra la represión sistemática contra quienes informan lo que el gobierno no que sepan, por lo amagó que en próximas fechas estarán realizando un pronunciamiento a su manera.

Tras la muerte de “abogado” Irina Bokova, directora general de la Unesco, condenó los hechos y reclamó que los autores materiales e intelectuales sean juzgados. Asimismo reprobó la violencia ejercida por las corporaciones de seguridad.

El periodista comunitario conducía el programa “Pitaya negra” de la radio comunitaria Tu un ÑuuSavi (palabra del pueblo de la lluvia) y su muerte se suma a las de Elpidio Ramos Zárate, ocurrida el pasado 19 de junio y Zamira Esther Bautista, al día siguiente.