El asesinato del colega Elidio Ramos Zárate en Juchitan y la brutal agresión contra el compañero fotógrafo Mario Jiménez Leyva, se suman a la embestida que intenta acallar la libertad de expresión. En esta tarea se unen, en oscura complicidad, los poderes constitucionales y grupos de poder fáctico como el cartel 22. Ambos se alzan como la bestia que insiste en acallar el derecho a opinar en este país. En Oaxaca, además, ya nos arrebataron el derecho de libre tránsito. Somos rehenes de grupos delincuenciales que operan en connivencia con los gobiernos federal y estatal.

 

 

Este fenómeno fue tema de análisis en la reunión del consejo directivo de la Federación de Asociaciones de periodistas y del Colegio Nacional de licenciados en Periodismo, organizaciones de las que este columnista forma parte. Se realizó este fin de semana en Guadalajara, Jalisco.

La cifra de víctimas que deberíamos llamar héroes de la libertar de escribir y opinar, es una vergüenza para un país que se diga democrático. Los números dados a conocer por el presidente de la Fapermex, Teodoro Renteria es ignominiosa:

En lo que va del año diez periodistas asesinados con los que suman en el gobierno peñista 252 comunicadores muertos y 26 desaparecidos.

Otro dato preocupante puesto en la mesa de discusión es el Derecho de Réplica contenido en la Reforma del artículo sexto constitucional considerado una auténtica mordaza para los comunicadores. Estas organizaciones impugnaran esta ley.

En un primer paso para frenar esta escalada contra la libertad de expresión, por unanimidad, representantes de comunicadores de todo el país, firmamos la declaración Guadalajara.

Reunidos en las instalaciones del majestuoso Palacio de la Cultura y la Comunicación, de la ciudad de Zapopan, Jalisco, 63 integrantes de los Consejos Directivos y Comités de Vigilancia de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX, y del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE, para analizar la situación que prevalece en la actividad periodística en la República Mexicana.

Con la anfitrionía del Club de Periodistas de Jalisco que preside el compañero Moisés Mora Cortés y de la Asociación Nacional de Periodistas de Prensa, Radio y Televisión, que encabeza el colega José Adrián Rangel Guerrero, los periodistas mexicanos, representados por los Consejos y Comités de Vigilancia, mostraron su preocupación, propuestas y acuerdos, ante la galopante inseguridad que ha golpeado al gremio periodístico nacional.

En el regio marco de la celebración de estos trabajos los periodistas de toda la República, rindieron un homenaje póstumo, en memoria de un gran periodista que tuvo su influencia en la Perla de Occidente, que a lo largo de su vida, supo desempeñarse con rectitud y poner en alto esta noble profesión, don Víctor Xavier Garabito Tovar, recientemente fallecido, a quien se le reconoció su profesionalismo y supo ganarse el respeto y cariño, no solamente de su colegas de profesión, sino de los funcionarios y servidores públicos, que a lo largo de su carrera, les tocó convivir en el ejercicio de esta noble profesión. Como un recuerdo perene a su persona, los periodistas de todas las latitudes del país, tributaron un minuto de aplausos como un recuerdo fraterno hacia un colega que supo dejar huella en su andar.

Imbuidos por ese recuerdo y en memoria de este entrañable periodista jalisciense, el Gremio Nacional Organizado, rindió homenaje póstumo a las 252 víctimas mortales de las Libertades de Prensa y Expresión, de ellos 220 periodistas; 8 trabajadores de prensa; 13 familiares y 8 amigos de comunicadores, y 3 civiles; y se levantó la voz para demandar que regresen con vida los 26 compañeros víctimas de desaparición forzada.

Se manifestó la indignación por tan cobardes atentados que han segado la vida de valientes comunicadores que fueron abatidos por el ejercicio de la labor que realizaban en el cumplimiento de su trabajo periodístico ante la sociedad, lo cual hace que volvamos a expresar nuestro cada vez más recurrente grito: ¡¡¡YA BASTA!!!

A los periodistas organizados de México, nos preocupa que desde las entrañas del poder, se continúen impulsando leyes mordaza, con el ánimo de mantener amenazados a quienes nos dedicamos a esta noble tarea de informar, lo cual cada vez coarta más el Derecho a la Información y a la Libertad de Expresión.

Es por eso, que exigimos al Gobierno de la República y a los gobiernos estatales, que de una vez por todas, actúen para frenar las agresiones, cada vez más constantes, en contra de las libertades para el ejercicio periodístico.

 

TAMBIÉN LA APO

Ante la temeraria actitud comodina de los gobiernos federal y estatal de excesiva tolerancia ante las acciones criminales de los porros del cartel 22, los miembros de la Asociación de Periodistas Oaxaqueños (APO) también se unen a la protesta.

En carta pública exigen a la Sección 22 respeto irrestricto a la Libertad de Expresión, consagrada en la nuestra Constitución y rechazan la violencia en contra de los comunicadores venga de donde venga: maestros, policías, cuerpos de seguridad, integrantes de organizaciones sociales, porros, etc.

Exigen también al gobierno alto a la impunidad de los agresores a periodistas.