La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) ficha a reporteros con el pretexto de acreditarlos para cubrir sus movilizaciones, lo cual implica que se impedirá a periodistas dar cobertura a sus actos si no están registrados en su base de datos.

 

 

Sin autorización para el uso de su información personal, integrantes de la Sección 22 de ese gremio utilizan fotos y nombres de periodistas, camarógrafos y fotógrafos de medios de comunicación de Oaxaca.

 

“La prensa en Oaxaca se ha manifestado contra esas acciones, tanto de que te condicionen como de que te fichen. Ellos hablan precisamente de que por nuestras fotografías los pueden fichar, pero son ellos los que ahora nos están fichando a nosotros con ese gafete”, dice a La Razón Mario Jiménez Leyva, fotógrafo de Noticias, Voz e Imagen de Oaxaca.

 

Indicó que la Coordinadora emitió unos 30 gafetes para que sólo esas personas puedan cubrir las actividades de la disidencia magisterial, pero entre ellos incluyeron a “algunos compañeros ya ni siquiera se dedican a este oficio, otros ya han fallecido. Muchos de nosotros hemos externado nuestro desacuerdo contra esas credenciales. Si es para un evento, está bien, pero si es para cubrir marchas, mítines y demás no estamos de acuerdo”.

 

El fotógrafo recién agredido con un varillazo en la cabeza durante una movilización magisterial, dijo que son alrededor de 60 medios los que cubren las movilizaciones de la CNTE en la capital oaxaqueña y han decidido rechazar las acreditaciones que pretenden imponerles.

 

Añadió la Coordinadora pretende coartar la libertad de expresión de los medios: “Ellos nos están devolviendo lo que no quieren. Cuando cometen actos vandálicos se tapan la cara y te reprimen y yo no estoy de acuerdo en que te den un gafete para ir a cubrir sus marchas, porque entonces te van a decir ‘aquí sí puedes tomar (fotografías) y aquí no’. O de qué se quieren cuidar”.

 

Destacó que ningún reportero puede estar sujeto a esta clase de “acreditaciones” para realizar su trabajo, porque son actos que se realizan en la calle, además de que contrasta con lo que la Coordinadora pide al gobierno federal.

 

Fechada el 7 de julio pasado, el Grupo Prensa Oaxaca difundió en varios medios impresos del estado una carta abierta dirigida al Presidente Enrique Peña; al gobernador Gabino Cué; al secretario de Gobernación, Miguel Osorio, y al gobernador electo del estado, Alejandro Murat, para manifestar su rechazo contra el uso de sus datos personales por parte del magisterio disidente.

 

“Fuimos informados a través de documentos y fotografías sobre un registro por parte de la Sección 22 del SNTE-CNTE para otorgar ‘credenciales para coberturar al movimiento magisterial’ utilizando fotos, nombres y medios de comunicación, sin autorización para el uso de datos personales por parte de integrantes de GPO y periodistas de Oaxaca, por lo tanto, advertimos y nos deslindamos del mal uso de dichas ‘acreditaciones’”.

 

Señala además: “Los periodistas de Oaxaca hemos sido advertidos sobre investigaciones que se realizan en contra de los compañeros que aportaron su testimonio a la organización Artículo 19, sobre lo acontecido en Nochixtlán, acción oficial que pone en alto grado de vulnerabilidad a los compañeros y a sus familias”.

 

Advierte PAN radicalización de maestros

 

El coordinador de la fracción del PAN en el Senado, Fernando Herrera, advirtió que la radicalización del magisterio disidente podría derivar en otros conflictos sociales, políticos y económicos, por lo que debe ponerse un alto a la violencia y bloqueos a las vías de comunicación.

 

“El orden y la paz social del país están alteradas y no se observa que el gobierno del Presidente Enrique Peña tenga una estrategia más allá de un diálogo, al que está obligado por el derecho de audiencia consagrado en la Constitución, y que neutralice la radicalización de un movimiento magisterial ensoberbecido y renuente a cesar sus protestas”.

 

Dijo que paralelo al diálogo de la Secretaría de Gobernación con los líderes de la CNTE, el gobierno debe implementar “acciones de autoridad” tendientes a frenar la violencia.

 

El anuncio de nuevas movilizaciones, la advertencia de mantener su activismo y la liberación de algunos de sus dirigentes, sólo revelan que la CNTE sigue imponiendo su voluntad y condiciones al gobierno, aseguró.

 

 

 

La Razón