Hay dos acontecimientos políticos que, al menos, hacen sentir la certitud de que los oaxaqueños aprendimos a distinguir al político farsante. Así que mucho cuidado deben tener los maromeros tramposos y mentirosos, como aquel ilustre manipulador: “se puede engañar a pocos mucho tiempo pero es imposible engañar a muchos mucho tiempo”. Dos ejemplos.

 

MARTINEZ NERI

1.- Desde que el ex rector de la UABJO, Francisco Martínez Neri planeó ser diputado federal, por el PRD, centró sus esfuerzos y recursos en el distrito que abarca el Valle de Etla y buena parte de la Mixteca. En su natal Zautla y toda la región eteca, sembró clientelismo político.

 

Su presencia la fortaleció con gestiones y dinero, mucho dinero, a partir de su ascenso a la cámara baja y su influencia y poder económico como coordinador de la bancada amarilla en el Congreso de la Unión. Muchos presidentes municipales se le supeditaron y planearon sucesores del PRD afines. Su natal Zautla no fue la excepción pero allí perdió la presidencia municipal. Su fracaso se debe a su deslealtad política. Aunque el PRD le dio poder, siempre abonaba a la causa radical del tabasqueño AMLO. Cometió otro grave error, se unió abiertamente a la labor desestabilizadora del cartel 22. No perdía oportunidad para pedir a los padres de familia de su distrito: “apoyen la lucha magisterial, acompañen el bloqueo de carreteras”, les pedía. La gente alzaba las cejas inconforme con el cierre de escuelas y constantes plantones.

 

Dicen que en el extremo de un mal agradecido, en la pasada campaña electoral impulso abiertamente a los candidatos del partido MORENA y no al PRD como lo debe hacer un político leal.

 

Urgido de poner a un incondicional como presidente municipal de Zautla, un pueblo con gran riqueza natural, agua, inmensos bancos de arena, bosques, etc. Martínez Neri volvió a resbalar. Puso como candidato del PRD a su primo Oliverio Martínez Neri. Apostando a la corta memoria de los zautecos, puso a Oliverio a pesar de los negros antecedentes de este ex burócrata. El pueblo de Zautla no olvidó que Oliverio estuvo en la cárcel por defraudar a los chupatintas del gobierno del estado cuando fue su líder sindical. Así perdió. El próximo año el PRI gobernará el municipio de Zautla y, según dicen, exigirán cuentas claras al actual alcalde también perredista e incondicional del diputado Francisco Martínez.

 

CHUCHO FALP

 

2.- El diputado Jesús López Rodríguez, más conocido como Chucho-Falp, aunque escaló poder y fortuna con las siglas del PRD, terminó como traidor. Falto de ideología -ya no digamos principios- no tuvo vergüenza para abjurar de su partido para entregarse a los brazos e intereses del senador chilango traído de Michoacán, Benjamín Robles. Por cierto, este aventurero de la política anda por allí, como el Ánima de Sayula: “Pues bien, me siento con bríos/ Para hablarle al mismo Diablo/ A ese muerto yo le hablo/ Aunque me muera después/ Mucho peor es morir de hambre/Que morir de puro miedo/Y si yo con vida quedo/Seremos ricos después”.

 

Pero volviendo a Chucho-falp, ese aprendiz de político que no tuvo rubor de traicionar para conservar sus canonjías, sigue con su suerte. Resulta que aunque otros perredistas decidieron echarlo del partido y quitarlo como coordinador de la fracción perredista en el ignominioso congreso local, se atravesó la crisis que provocó la renuncia del líder nacional de este partido, Agustín Basave. En medio de este distractor allí sigue Chucho-falp, un mixteco que trae bien puestos el fierro de felón. Primero, lo acusó el cartel 22 de “entregador” y ahora el PRD de militante vergonzante.

 

Seguramente, con la mira puesta en chucho-Falp el líder nacional, antes de irse, afirmó que ningún partido político en México puede jactarse de no tener políticos corruptos en sus filas. “hierba mala hay en todos lados”, aseguró y dijo que la diferencia la genera el electorado cuando sale a votar y castiga o premia en las urnas a quien ha hecho mal o ha ejercido bien su trabajo. Eso sucederá, seguramente, con los que votaron por el peje AMLO y sus “solovinos”. Su voto variará necesariamente al ver que el tabasqueño quiere el poder sobre la sangre y el desastre económico de los oaxaqueños. Ojalá,

 

Para la buena fortuna de chucho-falp, el tiempo de la crisis partidista no permitió que su homóloga Juana Cruz entrara al relevo. Más bien parece que esta señora no quiso el cargo. Comentan que doña Juana decía: “para qué si chucho se llevó todo el presupuesto” que correspondía al PRD en el congreso. No solo eso, en la cámara dicen que se llevó hasta el dinero que iba a ser para el pago a proveedores.

 

EL SALTO DEL CHAPULÍN

 

Un joven que a tiempo escapó de las perversidades de los jerarcas católicos, me comenta que la vocación sacerdotal ha desaparecido. Los seminarios casi están vacíos por la perversidad de esos curas apegados al enigma de la Biblia del Diablo y que, por lo mismo, están imbuidos del diabólico deseo carnal hacia los jóvenes seminaristas.

 

El escándalo de la semana pasada mostró crudamente el cinismo de la jerarquía que encabeza José Luis Chavez Botello como arzobispo, al defender a ultranza al pecaminoso Carlos Franco Pérez vicario de la Catedral. También presenciamos el affaire nunca visto en el ámbito religioso, del joven acólito víctima de violación, encarando a su abusador. Lo mismo hicieron sus familiares, del victimado, con gritos al que se dice sacerdote.

 

Catequistas y familiares de Lenin Moisés López Jiménez irrumpieron en la conferencia de prensa convocada el martes pasado por el ex vicario Carlos Franco Pérez, a quién encararon y después corretearon, acusándolo públicamente de violador. Al inicio de la rueda de prensa, Franco Pérez aseguró que las autoridades judiciales confirmaron con peritajes y testimonios su inocencia y gracias a ello recobró su libertad y afirmó que a sus acusadores le dieron el perdón. Los ofendidos desmintieron y acusaron tráfico de influencia del arzobispo para librar de la cárcel a su sectario.