DETRÁS DE LA NOTICIA

A raíz de las irónicamente crueles paradojas que enfrenta Oaxaca, no cabe duda que los oaxaqueños vivimos en un mundo al revés. Al margen de la Ley y el Estado de Derecho reina y gobierna la anarquía total y la plena incongruencia.

 

 

O de qué otra manera llamar al hecho que la Sección XXII de la CNTE y los grupos armados que le apoyan acusen a los periodistas de imponer la dictadura de la opinión, de servir al gobierno y de promover la represión por criticar sus acciones subversivas.

Y, por otro lado, las organizaciones radicales del magisterio se dediquen a fichar a los periodistas que cubren sus actos vandálicos. El tiempo nos da la razón. Confirman, pues, que son enemigos de la libertad de expresión y de los periodistas.

En otras palabras, los acusadores de periodistas terminan siendo acusados y culpables de reprimir a los periodistas, lo que nunca han hecho ni harán éstos, porque no tienen por qué hacerlo. Son sus víctimas, no sus verdugos.

¡Oh cruel ironía! Quienes se presentan como supuestamente libertadores del pueblo enseñan el cobre y se muestran como lo que son, en realidad: agresores, opresores y represores. Buscan imponer a toda costa la dictadura del proletariado.

Por si esto no fuera ya de suyo sumamente grave todavía hay algo peor: el hecho que algunos periodistas acepten ser fichados ha provocado una nueva división del gremio ante los periodistas que lo rechazan y condenan.

Con justa razón la mayoría de los periodistas oaxaqueños consideran que ser fichados por la Sección XXII de la CNTE atenta contra la libertad de expresión y el ejercicio libre del periodismo sin censura alguna.

A la luz de estos condenables hechos, en Oaxaca se libra una batalla más hasta ahora poco observada. La defensa de la libertad de expresión y de prensa. A querer o no, ésta pasa por la censura y la autocensura.

Bajo la firma de María Cabadas, el diario La Razón de la Ciudad de México reveló que en Oaxaca, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación arma lista con nombres, fotos y medios de reporteros; también registra datos de camarógrafos y fotógrafos.

La Sección XXII de la CNTE ficha a reporteros con el pretexto de acreditarlos para cubrir sus movilizaciones, lo cual implica que se impedirá a periodistas dar cobertura a sus actos si no están registrados en su base de datos.

Sin autorización para el uso de su información personal, integrantes de la Sección XXII de ese gremio utilizan fotos y nombres de periodistas, camarógrafos y fotógrafos de medios de comunicación de Oaxaca.

“La prensa en Oaxaca se ha manifestado contra esas acciones, tanto de que te condicionen como de que te fichen. Ellos hablan precisamente de que por nuestras fotografías los pueden fichar, pero son ellos los que ahora nos están fichando a nosotros con ese gafete”, dice a La Razón Mario Jiménez Leyva, fotógrafo de Noticias, Voz e Imagen de Oaxaca.

Indicó que la Coordinadora emitió unos 30 gafetes para que sólo esas personas puedan cubrir las actividades de la disidencia magisterial, pero entre ellos incluyeron a “algunos compañeros que ya ni siquiera se dedican a este oficio, otros ya han fallecido. Muchos de nosotros hemos externado nuestro desacuerdo contra esas credenciales. Si es para un evento, está bien, pero si es para cubrir marchas, mítines y demás no estamos de acuerdo”.

El fotoreportero agredido con un varillazo en la cabeza durante la quema de publicidad de La Guelaguetza en la Plaza de la Danza, dijo que son alrededor de 60 medios los que cubren las movilizaciones de la CNTE en la capital oaxaqueña y han decidido rechazar las acreditaciones que pretenden imponerles.

Añadió la Coordinadora pretende coartar la libertad de expresión de los medios: “Ellos nos están devolviendo lo que no quieren. Cuando cometen actos vandálicos se tapan la cara y te reprimen y yo no estoy de acuerdo en que te den un gafete para ir a cubrir sus marchas, porque entonces te van a decir ‘aquí sí puedes tomar (fotografías) y aquí no’. O de qué se quieren cuidar”.

Destacó que ningún reportero puede estar sujeto a esta clase de “acreditaciones” para realizar su trabajo, porque son actos que se realizan en la calle, además de que contrasta con lo que la Coordinadora pide al gobierno federal.

El fotoreportero Mario Jiménez Leyva interpuso la querella respectiva en la Fiscalía General del Estado quedando registrada en la Carpeta de Investigación 305/DF/ZC/2016 MESA 3. SECTOR METROPOLITANO. DELITOS INTERPERSONALES.

Sin embargo, la Sección XXII de la CNTE ha ido más allá al usar datos personales de los periodistas sin importarle violar la privacidad de los mismos como lo denunció en una Carta Abierta, fechada el 7 de julio pasado, el Grupo Prensa Oaxaca.

Difundida en varios medios impresos del estado manifiestan su rechazo contra el uso de sus datos personales por parte del magisterio disidente en la carta abierta dirigida al Presidente Enrique Peña; al gobernador Gabino Cué; al secretario de Gobernación, Miguel Osorio, y al gobernador electo del estado, Alejandro Murat.

“Fuimos informados a través de documentos y fotografías sobre un registro por parte de la Sección 22 del SNTE-CNTE para otorgar ‘credenciales para coberturar al movimiento magisterial’ utilizando fotos, nombres y medios de comunicación, sin autorización para el uso de datos personales por parte de integrantes de GPO y periodistas de Oaxaca, por lo tanto, advertimos y nos deslindamos del mal uso de dichas ‘acreditaciones’”.

La misiva, señala además: “Los periodistas de Oaxaca hemos sido advertidos sobre investigaciones que se realizan en contra de los compañeros que aportaron su testimonio a la organización Artículo 19, sobre lo acontecido en Nochixtlán, acción oficial que pone en alto grado de vulnerabilidad a los compañeros y a sus familias”.

 

alfredo_daguilar@hotmail.com

director@revista-mujeres.com

@efektoaguila