CIUDAD DE MÉXICO.- La Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) asignó dos millones de pesos iniciales para apoyar a las víctimas de Nochixtlán, entre ellas las niñas, niños y adolescentes que participaron y fueron testigos del enfrentamiento con la policía el pasado 19 de junio, informó el presidente de la Comisión, Jaime Rochín, quien explicó a los legisladores federales que los policías también fueron víctimas de delitos en esa ocasión.

 

 

Por su parte, Arturo Peimbert Calvo, defensor de derechos humanos del pueblo de Oaxaca, reveló que las víctimas han sido sujetas de hostigamientos en Oaxaca y que por una orden policial los hospitales de la región se negaron a atender a las víctimas, pero aceptó que esa afirmación se basa exclusivamente en testimonios de las propias víctimas.

 

Durante una reunión de trabajo con los senadores y diputados federales integrantes de la Comisión de Seguimiento a los Hechos Ocurridos en Nochixtlán, Jaime Rochín pidió acelerar la reforma a la Ley de Víctimas, pues el caso Nochixtlán demostró sus vacíos y que es una ley “revictimizadora”.

 

Les explicó que los dos millones de pesos iniciales para el apoyo a las víctimas de Nochixtlán saldrán del presupuesto operativo de la Comisión y no del fondo específico para las víctimas, porque sus reglas de operación no permiten hacer uso inmediato de sus fondos.

 

Aunque dejó en claro que todavía no existe una cifra exacta del número de víctimas que se tiene, porque hay desconfianza de la población y algunos heridos prefirieron quedarse en sus casas, explicó que el criterio de la Comisión es considerar víctimas a personas que estuvieron directa o indirectamente involucradas en los hechos.

 

Hasta ayer al mediodía, reveló a los legisladores federales, se había revisado médicamente a 150 personas, niños incluidos; de esos 150, tres se canalizaron al Instituto Nacional de Rehabilitación; dos al Instituto Nacional de Neurología y tres más al hospital Manuel Gea González, pero estimó que el total de personas que atienda la Comisión puede superar las 300 víctimas directas e indirectas.

 

Precisó que el pleno de la Comisión aprobó, de manera inicial, destinar dos millones de pesos, a fin de pagar los gastos de alimentación, transporte, atención médica, así como gastos funerarios de quienes perdieron la vida.

 

Recordó que “será necesario incorporar a las víctimas al Registro Nacional de Víctimas para que puedan acceder a los recursos del Fondo de Emergencia y posteriormente a una reparación integral. Esto es fundamental y estamos viendo la manera de concretarlo.

 

“Además de las medidas de ayuda y asistencia que se implementen de ahora en adelante, debe de accederse al fondo para garantizar el reembolso de todos aquellos gastos en los que las personas han incurrido a consecuencia de esos lamentables hechos, gastos que generaron, que realizaron con muchísimo esfuerzo y que no pueden comprobar.

 

“(…) Tenemos que tener en cuenta que estos gastos han significado un golpe brutal a la economía de estas familias, por lo que debemos de garantizar cuanto antes que los recursos del fondo cumplan su propósito, que las víctimas no afronten solas circunstancias tan desfavorables”, informó.

 

Arturo Peimbert mostró una visión basada únicamente en los testimonios de los pobladores de Nochixtlán y explicó que todas sus aseveraciones tenían ese sustento, como los relatos de que les fue negada la atención, de que han sido víctimas de hostigamiento por parte de diferentes autoridades y que hubo menores de edad en el enfrentamiento.

 

“Los menores de edad de Nochixtlán sí participaron en los enfrentamientos con los uniformados, pues la comunidad entera se volcó a participar en la refriega.”

 

Excelsior