La información dolosa, torcida, de mala leche, sobre lo sucedido en el fallido desalojo carretero de Nochixtlán, con que el llamado defensor de los derechos humanos (DDHO) Arturo Peimbert, trató de sorprender a la comisión legislativa que investiga el caso, confirma dos cuestiones:

 

Primero, en su sesgada actuación al frente de la DDHO defiende los derechos humanos no del pueblo de Oaxaca que es el que le paga, sino exclusivamente los de los revoltosos del cartel 22.

En muchas ocasiones he puesto en este espacio evidencias de los intereses que mueven al avieso Peimbert fiel servidor de su socio Flavio Sosa motejado demonio de Tasmania. También a los grupos más variopintos que han hecho en Oaxaca del chantaje político un negocio multimillonario.

Segundo, en los sangrientos sucesos de Nochixtlán intervinieron los intereses más soterrados -¿si hablan de la mano negra de AMLO y del magnate Slim que otras sorpresas no pueden surgir?-.

Lo que pretende Peimbert en su intento por tergiversar los sucesos confirma su juego sucio para -como los gatos- tapar la pestilencia. Los oscuros intereses, económicos y políticos, que allí se pusieron en juego y mataron a ocho “tontos útiles”. Mucho de la ruindad que se mueve en estos sucesos sangrientos, saldrán a la luz cuando el gobierno federal decida publicar los videos sobre estos sucesos que según la CNDH, existen.

El informe que dio verbalmente a la comisión legislativa que investiga el enfrentamiento por el fallido desalojo de la carretera, además de torpe significa una sarta de mentiras. De tan tendencioso, no vaciló en su parcialidad para poner a salvo los intereses de la sección 22. Tal iniquidad mereció un severo cuestionamiento de la Senadora Hilaria Domínguez Arvízu. Esta legisladora, sorprendida por la falacia, le dijo al mismo Peimbert que “ojalá tenga usted testimonios verbales o escritos de sus afirmaciones porque si no sería muy grave que una gente de derechos humanos maneje cosas inciertas”.

De acuerdo a la versión de la agencia JM, la legisladora del PRI se dijo indignada “por la información frívola y sesgada” del titular de la DDHO sobre los hechos violentos del pasado 19 de Junio en Nochixtlán.

En la reunión de trabajo de la Comisión de Seguimiento de los hechos, la senadora Domínguez no lo bajó de mentiroso. “Debe pensar muy bien lo que dice -le dijo-, porque debe tener documentada la información que, según usted, le han brindado las instituciones”.

El DDHO evidenció su incongruencia al decir, por un lado que “es mi versión” y por otro trató de corregir. “lo que digo se basa en testimonios de las personas ahí presentes o que fueron actores”. Pero a la vez dice no tener información oficial porque “he pedido a la fiscalía del estado y a la federal, los informes y no me los han entregado”.

Sobre la dudosa actuación del DDHO, otros integrantes de la comisión investigadora entraron en sospecha. Cuestionaron que por una parte Peimbert diga que tiene los datos y termina diciendo que no los tiene; entonces, ¿de dónde sacó toda esta información de la que habla?

El papel del DDHO en este caso es muy cuestionable porque se atreve a afirmar que “en el centro de atención médica asustaron a los enfermos porque hubo policías y gente (del gobierno federal) que los estuvo presionando y que por ese temor no fueron atendidos”. Esto es muy delicado, dijo la Senadora.

Al principio de su intervención con la Comisión Especial, Peimbert decía “se mueren varias personas” y al final dice “son ocho”. Otra imprecisión de este que se dice ombudsman es que “hay muchos heridos no atendidos” pero no menciona nombres. La Senadora le pidió que “sea más preciso porque nosotros, hasta donde nos han informado, todos son atendidos. Ya fuimos a Oaxaca y hemos hecho recorridos; ya estuvo aquí el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, nos entregó una parte de su testimonio, nos habló de algunos enfermos que -hasta donde nosotros estamos enterados- han sido atendidos, pero si hubiese heridos que fueran todavía presionados, queremos los nombres”. Obvio, no los proporcionó.

Otra mentira que le criticaron es la de los “maestros fallecidos” y la de “los niños heridos de bala”. “Debe usted actuar con responsabilidad” le dijo a Peimbert, sobre todo en el caso de los niños porque “eso a todo el mundo conmueve y como que vendemos capsulitas, pum, pum, pum, balitas de precisión para hacer ruido”.

-Ojalá y tenga testimonios, algún documental de los niños, porque una cosa es que le hayan platicado y que lo dé por hecho, y otra cosa es que lo haya vivido; cuando es así, debe decir: yo estaba ahí, soy testigo presencial”.

La senadora explicó en esa reunión que falta todavía aún el proceso de investigación agregar varios documentos para poder tener cierta la investigación o la indagatoria final. Pareciera que ya la tenemos y el veredicto se está dando en estos momentos, cosa que no es así; nosotros estamos en el proceso de investigación.

Insistió a un evidenciado Peimbert: “Me encantaría mucho que nos enseñara usted algún documental que trae en mano; nos gustaría mucho más que nos platique, nos enseñe documentales, pruebas, lo que haya a la mano.”

La senadora del PRI aclaró que se necesita llegar al fondo de las cosas, para tener una indagatoria correcta y poder estar en tiempo y forma de dar como comisión claridad a estos hechos y coadyuvar en castigar a quienes resulten responsables.

Acorralado por la senadora, el defensor oaxaqueño hubo de escuchar un reto más: “quisiera decirle a usted, con respecto a las víctimas que aún están heridas, que queremos conocer los nombres, la lista. Preguntarle a usted ¿Quiénes los están atendiendo? ¿Ustedes, la sociedad civil o el Gobierno federal que ha ido a atender estos temas hasta Nochixtlán?”.