El Gobierno turco continúa su purga tras el fallido intento de golpe de Estado del pasado 15 de julio. Las autoridades turcas han anunciado este miércoles el cierre de más de 130 medios de comunicación, entre ellos, tres agencias de noticias, 16 canales de televisión, 23 de radio y 45 periódicos. La lista de los medios afectados ha sido publicada en la gaceta oficial. CNN Türk ha señalado además que las autoridades han suspendido a más de 1.600 militares.

 

 

La semana pasada, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, declaró el estado de emergencia durante tres meses para controlar la situación tras el intento de golpe. La purga afecta ya a más de 60.000 personas. Erdogan ha ordenado la clausura e ilegalización de más de 2.300 escuelas, universidades, clínicas y asociaciones supuestamente vinculadas a la comunidad religiosa de Fetulá Gülen, al que se acusa de estar tras el levantamiento militar.

 

La actuación de la Administración del Estado se ha cebado con el sector de la educación: más de 6.500 maestros han sido suspendidos de su empleo. Además, hay 13.000 detenidos por su implicación directa en el alzamiento, la mayoría militares.

 

La purga también ha afectado a los periodistas. La oficina antiterrorista de la Fiscalía de Estambul emitió el lunes órdenes de detención contra 42 informadores a los que acusa de estar involucrados en el fallido intento de golpe. La mayoría, aunque no todos, trabajaba en medios próximos a la comunidad de Gülen.

 

El País