… y sólo la esperanza quedó oculta en el fondo de la caja. Mitología griega.

 

 

En nuestros días la expresión “abrir la caja de Pandora” indica que alguno de los actos que realizamos en la vida traerá males o infortunios. Lo anterior, basado en la historia de Pandora y su famosa caja que se enmarca dentro del mito de Prometeo, quien robó el fuego a los dioses para entregárselo a los hombres.

 

En el ámbito de la fotografía que se resguarda en archivos y fototecas, cuando se indaga en ellos ocurre lo opuesto al mito griego: se da luz al conocimiento.

 

México, es uno de los países iberoamericanos que destaca por su labor en el rescate del patrimonio fotográfico en resguardo de archivos tanto oficiales como particulares. Sin duda, nuestro país ha marcado ruta sobre el camino a seguir en la actividad de estas entidades como un medio de integración social y cultural.

 

Los archivos y fototecas no solo resguardan “fotografías antiguas”, sino son la memoria viva del devenir de una sociedad, de una cultura e incluso, de una Nación. De ahí que se haya generalizado la consulta de los acervos fotográficos como fuentes para la investigación, para la generación de exposiciones fotográficas, así como en la edición de libros de arte. Pero para que esto se realice, es necesario entender que estos sitios no deben ser repositorios de acceso exclusivo para elegidos y legos, por el contrario, espacios abiertos para la generación y difusión del conocimiento.

 

La fotografía actualmente es considerada -tras una larga batalla de varias décadas-, un documento de particular importancia para una amplia diversidad estudios y por sus particularidades estéticas, elemento de divulgación del proceso creativo y la presente muestra, es un claro ejemplo de lo antes expuesto.

 

Juan Carlos Valdez Marín