· Al modificar las variables para medir la pobreza se dañó la credibilidad y confianza hacia el Instituto.

· Renuncia del Director General de Estadísticas Sociodemográficas de ese organismo no es suficiente, señala.

 

 

El diputado Carlos Lomelí Bolaños pidió la destitución del presidente del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), Julio Alfonso Santaella Castell, debido a que las modificaciones a los criterios y metodología para medir la pobreza en el país dañó la confianza y autonomía de este organismo.

Dijo que la renuncia de Miguel Juan Cervera Flores, director general de Estadísticas Sociodemográficas del INEGI, y quien fue señalado como el responsable de aprobar las modificaciones, no es suficiente, pues la mayor responsabilidad recae sobre Santaella Castell.

El secretario de la Comisión de Desarrollo Social señaló que la implementación de estos cambios en el Módulo de Condiciones Socioeconómicas 2015, tuvo como objetivo maquillar las cifras sobre la pobreza y beneficiar al gobierno federal, quien pretende mostrar a la sociedad una falsa realidad donde la pobreza ha disminuido.

Las modificaciones dañaron la credibilidad el Instituto e impidieron llevar a cabo una comparación de la pobreza con años anteriores, además de que se imposibilitó conocer, por primera vez en la historia del país, la evolución de la marginación a nivel municipal, apuntó.

Mencionó que esta situación provocó una confrontación entre el INEGI y Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), quien alertó que las modificaciones a las variables para calcular el ingreso de las familias representaban una ruptura en la continuidad de la medición e impediría realizar una comparación de la evolución de la pobreza con años anteriores.

Recordó que, en su comparecencia ante legisladores de la Comisión Permanente, el secretario ejecutivo del CONEVAL, Gonzalo Hernández Licona, explicó que el INEGI no informó con anticipación sobre los cambios, además de que no se planearon con tiempo ni se hicieron con transparencia.

El funcionario informó que ambas instituciones decidieron no publicar la medición 2015 y trabajar de manera conjunta, a efecto de analizar los cambios al módulo, generar una encuesta que sea comparable con años previos, rescatar la confianza de los ciudadanos y fortalecer la solidez de los dos organismos.

Asimismo, en su comparecencia ante legisladores, el presidente del INEGI, Julio Alfonso Santaella Castell, consideró “que hay áreas de oportunidad por parte de ambas instituciones” para mejorar la encuesta. “Estoy convencido de que no hay dolo, no hay mala fe” y que de encontrar algún “error” en las cifras se hará la corrección cuando sea posible, con oportunidad y transparencia.

No obstante, para el diputado de Movimiento Ciudadano esta situación demuestra una clara intromisión del gobierno federal en el INEGI, pues pretende adecuar datos que le permitan encubrir la grave situación económica y social por la que atraviesa el país y el fracaso de las reformas estructurales.

Refirió que según cifras de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la pobreza en México aumentó, entre 2008 y 2014, en 2.9 por ciento y se ubicó dentro de los tres países de la región donde más creció esta problemática.

Ante este panorama, el legislador por Jalisco enfatizó que es fundamental contar con instituciones y organismos confiables a los que se les garantice autonomía constitucional, pues de esta manera se podrán diseñar e implementar políticas públicas, mediante la generación de información creíble que permita disminuir el flagelo de la pobreza en el país.