Mientras no seamos notificados, la esgrimista no está dada de baja de la delegación a JO

Supuesto dopaje de Paola Pliego, señala Carlos Padilla

Habría dado positivo por uso de sustancias prohibidas en el Panamericano de Panamá

Las circunstancias son sospechosas, asegura la deportista

Alexa Moreno confía en hacer un buen papel

La queretana Paola Pliego dijo que limpiará su nombre y acudirá a instancias legalesFoto Conade

Rosalía A. Villanueva

Periódico La Jornada

Sábado 30 de julio de 2016, p. a13

La seleccionada Paola Pliego habría dado positivo en un control antidopaje en el Panamericano de Panamá y podría quedar fuera de Río –no es oficial–, ya que ni la jefatura de misión ni el Comité Olímpico Mexicano (COM) han recibido la notificación de la Federación Internacional de Esgrima, indicó Carlos Padilla.

Pliego, quien ganó medalla de bronce individual y plata con el equipo de sable integrado por Tanya Arrayales y Úrsula González en la justa continental realizada hace un mes, habría tenido un resultado adverso.

Ayer trascendió que fue por clembuterol o modafilino. La queretana negó consumir sustancias prohibidas y esperará el resultado de la prueba B, porque está segura de que no actuó de mala fe: Las circunstancias son sospechosas, buscaré limpiar mi nombre y me defenderé legalmente hasta las últimas consecuencias.

Consultado al respecto, Padilla indicó que Mario García, jefe de misión de la delegación nacional que se encuentra en Brasil, le dijo que no tenía ninguna notificación sobre el caso, por lo que para mí es un supuesto mientras no tengamos información de primera mano sobre un tema tan delicado como el dopaje, y por lo tanto ella no está dada de baja.

De confirmarse en los siguientes días que la esgrimista dio positivo por consumo de sustancias prohibidas, quedaría fuera de la competencia individual del 8 de agosto y el día 12 por equipos. Su lugar sería ocupado por Julieta Toledo, inscrita como suplente.

Gimnasta, lista para la aventura

Por otra parte, la gimnasta Alexa Moreno cerró los ojos e hizo gestos para contener el llanto en la despedida que le hicieron ayer al partir a Río de Janeiro, rumbo a sus primeros Juegos Olímpicos.

Lista para la aventura que viene, dijo la bajacaliforniana, quien abriga la esperanza de ser finalista en salto de caballo, prueba en la que se presenta con dos sextos lugares mundiales consecutivos.

De casi 1.46 metros de estatura, Moreno se mostró sorprendida por la nube de reporteros que estuvieron en el aeropuerto, y apenas pronunciaba palabras.

Lo siento, decía con voz casi de niña hasta que se armó de valor: Estoy emocionada porque los Juegos Olímpicos son el sueño de todo deportista, es algo que no se compara con nada, es lo máximo, te pone nerviosa, pero creo que es para disfrutar.

Tendrá a rivales que conoce y ha superado. “Hay que estar serena, me he preparado y daré lo que pueda para hacer un buen papel. No hay que perder de vista que es una competencia. He asistido a torneos internacionales y tampoco es para volverse locos.

“Hay talento por todas partes, están los países fuertes como Estados Unidos, Rusia y China, pero también en los aparatos salen algunas sorpresas.

Las mexicanas somos buenas para el salto de caballo, no sé qué nos distingue, tal vez la complexión que tenemos, señaló.

Su paisana Denisse López ha sido la única finalista mujer en unos Juegos Olímpicos en Sydney 2000, por lo que en vez de sentirse presionada, lo percibe como una motivación.

Moreno viajó con su entrenador y se esperaba que también lo hiciera Daniel Corral, de quien se informó que no pudo llegar a México y que viajaría a Brasil desde Lisboa, Portugal.

Por su parte, el nadador Lon Yuan Miguel Gutiérrez dijo estar preparado para llegar a las semifinales en 100 metros mariposa y promete que será con récord mexicano en su debut en estos certámenes.

Hijo de mexicano y china, el morelense, quien vive en Estados Unidos, afirmó que cuando tenía 14 o 15 años hacía mejores tiempos que Michael Phelps, y por eso los entrenadores veían en él mucho futuro.

Hoy tengo 21 y lo que quiero en Río será experiencia, comentó el nadador de casi 1.90 metros, quien estudia en la Universidad de Los Ángeles, California, mientras sus compañeros Liliana Ibáñez y David Vargas partían en otro vuelo.