1).- La trampa y la provocación

¿En realidad, qué pasó en Nochixtlán el 19 de junio pasado? Hay hipótesis y conjeturas irrebatibles, más allá de las visiones oficialistas o de la defensora ex officio de la CNTE/Sección 22: la DDHPO. La cúpula magisterial -infiltrada por provocadores y radicales- se propuso, aún desde antes de la aprehensión de Núñez y Villalobos el 11 de junio, ser nota nacional. Atraer los reflectores mediáticos; exhibir al gobierno; acusarlo de reprimir su lucha. Buscar algo más que su manido argumento de la Reforma Educativa. Utilizar a sus aliadas, las comisiones de derechos humanos, -incluyendo a la DDHPO- que hacen juicios a priori y algunas responden a los intereses de sus patrones financieros en el exterior, para torcer la realidad de manera incondicional y premeditada. Como colofón, mal informar. Difundir notas y fotos en redes sociales, de una realidad ajena. Un niño herido… pero en Puebla. Un policía golpeado… pero en Guerrero. Crear psicosis y confusión. Confrontar a comunidades y pueblos enteros. Un manual pues de la lucha armada urbana, que bien expone Carlos Marighela en su Teoría y praxis revolucionaria.

 

Las fiestas de julio han sido desde hace una década el eje del chantaje, del jaloneo, la veta para negociar. El bloqueo en Nochixtlán no fue fortuito. Una población pacífica tomada por asalto; el paso obligado de miles de turistas que llegarían a Oaxaca por la súper. Era pues el preámbulo de algo preparado de manera perversa y dolosa. Cercana a Tlaxiaco -hay que recordar los hechos del EPR en 1996-; a la zona triqui y sus indígenas velando armas y exterminándose entre sí. El bloqueo era una amalgama de mentores, infiltrados, grupos y organizaciones: Comuna, MAIZ, FALP, FIOB, MULT y otras, cuyos dirigentes han recibido carretadas de dinero, pero ven al gobierno de Gabino Cué quebrado y buscan el oxígeno magisterial para sobrevivir… el siguiente gobierno. Por ello, si no tienen mártires, los inventan. Es condición sine qua non de “su lucha”. Con este panorama, ¿cómo es posible que el gobierno federal y estatal, hayan caído en la trampa? Veamos.

 

2).- La debilidad del Estado

 

Un Estado -en todo lo que implica el concepto- sin aparato de inteligencia, vale para un carajo. No sólo es vulnerable al enemigo externo sino a las asonadas y golpes de Estado. No se necesita ser Sherlock Holmes, Arsenio Lupin o discípulo del padre Brown, de G. K. Chesterton, para hallar la hebra de este fallido operativo. Para empezar, no fue sorpresa. Se publicitó antes y con tal lentitud, que ya los informantes de la CNTE/Sección 22, tenían la película clara. Ello desquició la mente turbada de locos, anarco punks y demás lacras, que recibieron a la policía con vehículos incendiados. El trabajo del CISEN y de los aparatos con los que se desmantelan células de grupos criminales, nunca operó. Los jefes policiales se lanzaron como “El Borras” ¿Cómo no percatarse de la presencia de gente armada dentro y fuera del bloqueo? ?Cómo ignorar que Nochixtlán tiene los domingos sus días de plaza y que, además, llegan miles de otras poblaciones vecinas al mercado y a misa? He ahí el quid de las campanas del templo.

 

En un fuego cruzado ni un maestro fallecido. ¿Mera casualidad o producto de una acción ya concertada? ¿Acaso purgas de la guerrilla? Sin embargo, los muertos han sido necesarios para tres cosas: a) prolongar el conflicto más allá de la demanda de abrogar la Reforma Educativa, pues los crímenes devienen comisiones especiales, fiscalías, intervención de la PGR, et al; b) tener un argumento adicional para negociar o cortina de humo para ocultar otros propósitos y c) inhabilitar al Estado para usar la fuerza, lo que les ha permitido operar con absoluta impunidad y hacerlo a futuro. El secuestro de funcionarios, médicos, obstaculizar la entrada de legisladores e impedir la investigación de los hechos, no es mera casualidad. Obedecen a un plan: ocultar su verdadera naturaleza. “Algo podrido huele en Dinamarca”, decía W. Shakespeare.

 

Hacer de Nochixtlán, un Ayotzinapa: un cuento de nunca acabar. Un mecanismo de presión y chantaje perpetuo. Peregrinar por el Alto Comisionado para Derechos Humanos de la ONU, la CIDH, la Unión Europea -para ello tienen buenos asesores- con la bandera de dolientes. Hacer turismo humanitario. Convertir a los ocho muertos en mártires, en comités, frentes, movimientos -como en el 2006- que mañana devengan vivales que reciban financiamiento, dádivas del gobierno “represor” y que los oaxaqueños sigamos viviendo a merced del chantaje ad perpetuam. Es decir, llevar este caso como un sambenito de bloqueos y presión, para “coberturar la lucha” de la CNTE/Sección 22, mientras el pueblo inerme sólo lame la coyunda.

 

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:

 

— Ya se sabe. El titular de Segob, Miguel Ángel Osorio Chong, es insensible a las razones y a los argumentos que exigen poner fin al sitio que hemos padecido desde hace más de dos meses. ¿Actuará rápido, en menos de 24 horas, si nos hincamos, le suplicamos y lloramos, para que aplique la ley y deje de andar de trasero pronto con la CNTE?

 

Consulte nuestra página: www.oaxpress.info

 

Twitter: @nathanoax