DETRÁS DE LA NOTICIA

A diez días de la cobarde y brutal agresión del fotoperiodista Mario Jiménez Leyva por una turba de maestros de la Sección XXII de la CNTE, fue agredido ayer el reportero Ismael García.

 

Uno y otro cumplían con su sagrado deber de informar al pueblo de Oaxaca. Ambos colegas documentaban las acciones de protesta de los trabajadores de la educación en esta capital.

 

Dañaron el equipo fotográfico de Mario tras registrar la quema de la publicidad de Donají en la Plaza de la Danza. A Ismael le obligaron a borrar las fotos y video del bloqueo a la Guelaguetza.

Jesús Lazo Paz, Chucho Mariachi, asignado a una escuela primaria de la zona de Putla de Guerrero atacó por la espalda con una varilla en la cabeza al reportero gráfico Jiménez Leyva.

Tras la difusión del video e imágenes donde aparece agrediendo al fotógrafo, el mentor fue identificado como trabajador de la escuela primaria Venustiano Carranza de Malpica.

Su plaza pertenece al sector 03 y su centro de trabajo corresponde a la zona 046, ambas con sede en Putla de Guerrero. Después de esos hechos violentos no ha sido visto en público.

Jesús Lazo Paz está vinculado con actos de vandalismo en su natal Putla, como la quema de urnas y el robo de papelería oficial del entonces Instituto Federal Electoral (IFE).

Además de la violencia en el pasado proceso electoral de diputados federales al Congreso de la Unión, ebrio, ha cometido desmanes en fiestas populares como el tradicional carnaval de Putla.

El fotoreportero salvajemente agredido interpuso la querella correspondiente contra quien o quienes resulten responsables de los hechos en los que sufrió una herida en la cabeza.

Las hordas magisteriales se abalanzaron hacia el comunicador Ismael García, le zarandearon con violencia, le amenazaron con golpear y amarrarlo, obligándolo a borrar fotos y video.

Asimismo, durante la agresión al reportero, intentaron quitarle mochila, teléfonos y credenciales, y le dejaron libre hasta que borró las fotos y video de su equipo de trabajo.

La agresión al reportero Ismael García, no fue la única, pues maestros de la Sección XXII de la CNTE golpearon a un joven en el bloqueo a la Guelaguetza, en el Monumento a la Madre.

Everardo García tomó una foto para justificar que llegaría tarde a su trabajo por los bloqueos del magisterio. Le jalonearon, quitaron su celular, la mochila y obligaron a borrar las fotos tomadas.

En el bloqueo del Auditorio Guelaguetza, los maestros impidieron el paso a los visitantes nacionales y extranjeros y a todo aquel que intentó disfrutar de la máxima fiesta de Oaxaca.

Estas cobardes agresiones, cometidas desde el anonimato, contra el pueblo de Oaxaca en general y de manera particular contra los periodistas, deshonra la supuesta lucha revolucionaria.

Las agresiones y bloqueos ocurrieron ayer, a pesar que el gobierno de Enrique Peña Nieto liberó a dos líderes de la Sección XXII que cometieron graves y diversos delitos federales.

Estas acciones intolerantes y violentas envilecen el ejemplo de sacrificio de los cada vez más escasos maestros, honestos intelectual y materialmente, auténticos apóstoles de la educación.

Los fanáticos fundamentalistas marxista-leninistas de corte maoísta que manipulan a los activistas y milicianos yerran gravemente al creer que agudizan las contradicciones sociales.

Por el contrario, sus acciones terroristas tienen hasta la madre a la inmensa mayoría de los oaxaqueños en especial y a los mexicanos en general, cuyo hartazgo ha llegado al límite.

Los dirigentes públicos y clandestinos traicionan la obligación de los auténticos revolucionarios en el sentido de educar y enseñar a producir al pueblo para que sea verdaderamente libre.

Por satisfacer sus desmedidas ambiciones de poder y dinero terminan haciendo el juego al imperialismo yanqui al que dicen combatir, al dividir y enfrentar entre sí a los mexicanos.

Cuando así ha ocurrido a lo largo de la historia hemos sido presa fácil del imperio norteamericano, a quien interesan los vastos recursos naturales con que cuenta nuestro país.

Prueba del hartazgo, los empresarios, a través de la Asociación de Hoteles y Moteles de Oaxaca (AHyMO), pretende realizar este día el cierre de los 46 hoteles ubicados en el Centro Histórico.

Además, por los bloqueos de la CNTE, el Presidente Nacional de Coparmex, Gustavo de Hoyos, presentará hoy Juicio de amparo ante los Tribunales del Poder Judicial de la Federación.

Pide amparo y protección de la justicia federal por actos u omisiones de la autoridad federal, estatal o municipal que violen los derechos humanos en las 11 semanas de bloqueos de la CNTE.

Al mismo tiempo, la sociedad civil hace un llamado al sector productivo de toda la entidad oaxaqueña a la realización de un paro general de actividades el próximo martes 8 de agosto.

La convocatoria que circula en redes sociales es una respuesta a la complicidad del gobierno federal con la Sección XXII de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación.

No falta razón al gobernador Gabino Cué al reconocer que su siempre buena relación con el magisterio se “rompió” por la decisión de arrebatarles el control de la educación en Oaxaca.

“Con la CNTE y todos los maestros hay buena relación, pero la fricción se da cuando se retomó la rectoría educativa porque se quitó el control, no a los maestros, sino a un grupo que encabeza la dirigencia y que son quienes mantenían el control del IEEPO”, reveló el mandatario.

El gobernador de la primera alternancia en el Gobierno del Estado aseguró que fue la mejor decisión que tomó, así como garantizar que la reforma educativa continúe en Oaxaca.

 

alfredo_daguilar@hotmail.com

director@revista-mujeres.com

@efektoaguila