– El mejor trombonista del mundo reconoció el talento de los músicos mixes

– Pide más apoyo para estimular el aprendizaje de futuros virtuosos de este arte

 

 

 

El mejor trombonista del mundo, Faustino Díaz, cautivó al público el pasado domingo con las ejecuciones como solista y director del concierto que ofreció la Banda de Música Municipal de Santiago Zacatepec, Mixe.

Durante su intervención como solista, bajo la batuta del maestro Alejandro Carrillo Cruz, el ganador del Concurso Internacional de Aliento de Metal, celebrado en Corea en el año de 2013, interpretó magistralmente las partes centrales de Czardas, de Victorio Montti, y Blue Bells of Scotland, de Arther Pryor, ante la mirada expectante de centenares de personas que acudieron a disfrutar de una excepcional ejecución musical.

Como estaba previsto, el concierto inició puntualmente a las 17:00 horas en las instalaciones del Centro Cultural San Pablo, con el sonido alegre y contagioso de la marcha Zacatepec, de la autoría del maestro Antonio Romero Jacob, originario de esa población mixe, dirigida por el director titular de la banda, Antelmo Romero Sánchez.

El mejor trombonista tomó otro instrumento de aliento: la trompeta. Luego de pulsar los botones, soltó las notas de La Virgen de la Macarena, de Bernardo B. Monterde y Antonio Calero, en una ejecución que hizo vibrar al público que disfrutó a placer.

El maestro Faustino Díaz, quien convivió con las niñas, niños y jóvenes mixes de Zacatepec el pasado mes de junio, durante una intensa actividad didáctica, aceptó dirigir a la banda de 58 elementos en la interpretación de La Gazza Ladra, de Gioachino Rossini; La Marcha Eslava, de Pyotr Ilyich Tchaikovsky, y la pieza que no podía faltar en esta ocasión, Sones y Jarabes Mixes, escrita por el maestro Rito Marcelino Rovirosa.

El concierto se efectuó en el marco de las fiestas de los Lunes del Cerro, donde las niñas, niños y jóvenes brindaron sus ejecuciones como lo saben hacer en los grandes momentos que han vivido en la capital del estado y otros escenarios importantes donde han compartido el gusto por el arte musical, cuya tradición centenaria data en la comunidad mixe desde 1870.

Asimismo, su presencia en el exconvento de San Pablo fue para dar a conocer la campaña de recaudación, “Un son para el corazón”, iniciada el mes de junio, en la que a través de una fondeadora se busca obtener recursos para dotar de instrumentos musicales idóneos a esa monumental banda.

Doble motivo para festejar. Así que después de la interpretación del inmortal vals Dios Nunca Muere, de Macedonio Alcalá, con el que finalizaría el concierto, el público pidió más, por lo cual siguieron con sones y jarabes de diferentes regiones de Oaxaca, particularmente de las sierras Mixe y Zapoteca mismos que propiciaron que personas del público dejaran sus asientos y se pusieran a bailar en los espacios disponibles del majestuoso Centro Cultural San Pablo.

Dentro de los asistentes, el maestro Ignacio Toscano, uno de los grandes impulsores de la buena música en Oaxaca, director general de Instrumenta, disfrutó de la fiesta al igual que otros personajes del ámbito cultural.

En su momento, el mejor trombonista del mundo, Faustino Díaz, tomó el micrófono y narró muy emocionado su experiencia de ir al encuentro con los músicos oaxaqueños de las diferentes regiones de la entidad, acompañado de representantes de la empresa Yamaha, quienes muestran la diversidad de productos y les enseñan además técnicas de mantenimiento.

El reconocido músico enfatizó que durante sus visitas a las comunidades oaxaqueñas ha constatado, con sentida preocupación, las carencias que tienen: la falta de buenos instrumentos y el escaso apoyo por parte de las autoridades, por lo que pidió unir voluntades para convertir a los ejecutantes talentosos en virtuosos de su instrumento.

En el marco del concierto, el presidente municipal de Santiago Zacatepec Mixe, Norberto Jacinto Ramírez, emocionado al ver a tanta gente reunida y la respuesta espontánea hacia la campaña “Un son para el corazón”, señaló que en lo que resta de su gestión bajo el sistema de usos y costumbres, cinco meses, seguirá apoyando a los músicos del pueblo y exhortó a las nuevas autoridades a que lo sigan haciendo.