Ernesto Torralba

 

 

 

Oaxaca.- Organizaciones dedicadas al chantaje político, que han hecho de las protestas y bloqueos un negocio en la región del Istmo de Tehuantepec, ponen en riesgo una inversión multimillonaria de unos mil 400 millones de dólares de la empresa Eólica del Sur.

 

 

Ello a pesar de que Oaxaca requiere de inversiones que generen empleo y derrama económica, ya que la última inversión importante en el estado fue la Cervecera del Trópico que se instaló en Tuxtepec, precisamente porque en el Istmo no había condiciones, informó el diputado Juan José Moreno Sada.

 

 

Acusó que las organizaciones “han politizado en exceso, y para mi gusto estoy convencido que hay mucho chantaje y oportunismo, porque ven inversiones muy grandes”.

 

 

En entrevista, el legislador del Partido Revolucionario Institucional dijo que el proyecto tiene dos años de retraso, y actualmente se dirime en los juzgados federales por un amparo concedido por un juzgado federal.

 

 

Los amparos en contra de las inversiones en energía eólica en esa región, dijo han sido promovidos por dirigentes como Carlos Beas Torres, líder de la Unión de Comunidades Indígenas de la Zona Norte del Istmo, y Lucila Bettina Cruz Velásquez, quien se hace llamas defensora de derechos humanos, entre otros.

 

 

Los amparos para que se realizaran consultas a los pueblos indígenas con base en el artículo 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) provocó la demora de la inversión y la empresa Mareña Renovables desapareció, y el proyecto contemplaba una capacidad instalada de casi 400 megawatts. Eólica del Sur, tomó el proyecto y lo aprobó la Comisión Reguladora de Energía en la zona del polígono entre El Espinal y Juchitán.

 

 

Sin embargo, “vinieron algunas organizaciones antieólicas y se ampararon y ha habido una serie de planteamientos de estas organizaciones que no se quiénes están detrás de ellos, que han metido amparos en contra de la resolución, y casi se llevó un año llevar a cabo esa consulta, que fue realmente tortuosa y lenta. Una inversión de esas no puede tardar tanto”.

 

 

El Presidente de la Comisión de Energías Renovables de la LXII Legislatura, dijo que la energía eólica evita la generación de CO2 y México está obligado a generar un 35 por ciento de la misma por energías renovables para el 2025, para enfrentar el cambio climático.

 

 

Dijo que las empresas tienen que invertir enormes cantidades en equipo especializado para convertir al energía del viento en energía eléctrica, y solamente cinco países producen las turbinas y las aspas que representan el 70 por ciento del costo de cada uno de los aerogeneradores.

 

 

Para producir un megawatt un aerogenerador cuesta un millón de dólares y las turbinas que tienen ventiladores muy grandes que producen 3 megawatts esos cuestan casi dos millones y medio de dólares,

 

 

Dijo que en Oaxaca no ha habido inversiones importantes de esa magnitud “la última inversión de ese tamaño, de las que generan mayores inversiones a su alrededor, fue la refinería de Salina Cruz hace casi 50 años”, y la otra fue la Cervecera del Trópico que se iba a instalar en el Istmo de Tehuantepec, pero debido a la oposición de algunas organizaciones, se instaló en Tuxtepec.

 

 

“Y nos quejamos en Oaxaca que es el estado más atrasado, pues sí, porque no fomentamos ni cuidamos la inversión”, consideró.

 

 

Eólica Sur contempla invertir más de mil millones de dólares para una capacidad de 396 megawatts al año, “en qué le afectan a las personas gentes de ahí, es la gran pregunta. Si los dueños de las tierras están peleando porque se instalen”.

 

 

Dijo que los propietarios de las tierras han hecho manifestaciones y están de acuerdo, son comuneros y ejidatarios, y “lo han manifestado en todos lados porque van a recibir un beneficio”.

 

 

La inversión de Eólica del Sur se va a instalar en dos mil 800 hectáreas, “que no son nada, y ahí hay un sistema de riego desde hace muchísimos años que costó mucho dinero y que está al 15 por ciento de utilización. Nadie siembra nada ahí por tanto viento, si acaso algunos sorgueros”.

 

 

Moreno Sada indicó que en la región hubo dos ingenios que cerraron “¿qué pasa ahí? Se iba a instalar al cervecera y se fue a Tuxtepec, ¿qué pasa en esa zona?, ¿quieren el progreso o vivir del chantaje?, pues no. ¿O de los bloqueos?, ya no se puede”, cuestionó.

 

 

Los propietarios de las tierras tienen contratos individuales y recibirán ingresos que no tienen “reciben una cantidad muy interesante que no recibían desde hace muchos años. La mayoría son tierras ociosas. Antes había mucho ganado y ahora hay muy poco. Hace 30 o 40 años era una zona ganadera importante y se ha ido deteriorando”, además de que los proyectos de agricultura no son factibles por la fuerza del viento.

 

 

La inversión, explicó lleva detenida dos años y acusó que los jueces federales también han contribuido en detener la inversión. “Hay un problema con el juez federal por un recurso de revisión de un amparo que están analizando en los tribunales federales”.

 

 

Dijo que las consultas en los municipios de Juchitán y El Espinal demoró un año más la inversión, “en situaciones de chantajes y demoras, de presión”.

 

 

Moreno Sada explicó que hay dos mil contratos con los dueños de las tierras actualmente y que con la Eólica del Sur van a ser tres mil 400 contratos de arrendamiento, y “se regularizó todo el Istmo porque nadie pagaba impuestos, nadie estaba en el registro, pero han estado en posesión pacífica de sus tierras por muchos años, desde los abuelos”.

 

 

Señaló que el gobierno del estado no ha tenido una acción dinámica para apoyar el tema, “no ha habido esa efectividad, ni tampoco el gobierno federal. Los tres niveles de gobierno no han tenido una coordinación real y efectiva para que este tipo de situaciones no retrase un proyecto tan importante”.

 

 

Expuso que las organizaciones de “antieólicos” promueven los amparos con las organizaciones que encabezan Bettina, Carlos Beas Torres, y también por la postura que han jugado los presidentes de tres municipios gobernados por el PRD.

 

 

“El gobierno federal, la Segob y la Sener han intervenido, pero en mi opinión, no ha habido mucha efectividad, porque no se han coordinado los tres niveles de gobierno y vemos poca acción del gobierno del estado y por todos estos factores la inversión sigue parada”, puntualizó.

 

 

Acusó que “no me consta pero hay organizaciones que han recibido muchísimo dinero, desde hace muchos años, no es de este gobierno, tiene muchos años, como la Sección 22 que tiene algunas concesiones”.

 

 

Señaló que en cada proyecto de inversión “saltan organizaciones a cada rato y esta acción le atañe también al gobierno del estado. Creo que esto es más político que económico y cuando esto sucede se involucran partidos, políticos, personalidades con ciertas influencias, y se dificulta muchísimo llevarlas a cabo”.

 

 

El legislador priista señaló que esto ocurre también porque el estado de derecho es endeble “hay una situación crítica en el estado, con los bloqueos, no puede ser. Creo que hay que poner un alto, ahuyentan las inversiones de los de fuera y de los mismos oaxaqueños, que se van a otros lados porque los afectan mucho, ese es el gran riesgo. Siento que hay que tener una acción más decidida y efectiva pero que no caigan en libertinaje”.