El viernes 15 de julio de 2016 a las 10:15 horas, se publicó en el Semanario Judicial de la Federación, la jurisprudencia que tiene por rubro: “PRESTACIÓN DE SERVICIOS INDEPENDIENTES. PARA DETERMINAR SI LA SUBCONTRATACIÓN DE PERSONAL ACTUALIZA O NO EL SUPUESTO EXCLUYENTE DE ESA FIGURA, GRAVADA POR EL IMPUESTO AL VALOR AGREGADO, PREVISTO EN EL PENÚLTIMO PÁRRAFO DEL ARTÍCULO 14 DE LA LEY RELATIVA, ES NECESARIO ACUDIR AL NUMERAL 15-A DE LA LEY FEDERAL DEL TRABAJO”, misma que es localizable en la página de internet de la Suprema Corte de Justicia de la Nación con el número de Registro 2012122.

 

 

Mediante esta jurisprudencia por parte de nuestro Poder Judicial Federal (PLENO EN MATERIA ADMINISTRATIVA DEL TERCER CIRCUITO, CON SEDE EN EL ESTADO DE JALISCO), en principio se determinó que: “La Suprema Corte de Justicia de la Nación ha establecido jurisprudencialmente que el principio de aplicación estricta de las leyes fiscales, contenido en el artículo 5o. del Código Fiscal de la Federación, no impide que el intérprete acuda a los diversos métodos que permiten conocer la verdadera intención del legislador, cuando de su análisis literal se genere incertidumbre sobre su significado; ni tampoco constituye un obstáculo para que la ley tributaria se aplique en congruencia con otras que guarden relación con el tema y formen parte del contexto normativo en el que aquélla se encuentra inmerso, siempre que no exista prohibición expresa”. Para en seguida, en base al concepto “SUBORDINACIÓN”, mismo que se encuentra previsto en el artículo 14, penúltimo párrafo de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, relacionado con el vigente artículo 15 A de la Ley Federal del Trabajo, realizar el correspondiente análisis y determinación tajante, con relación a la prestación de servicios independientes, para determinar si la subcontratación de personal actualiza o no el supuesto excluyente de esa figura, con los correspondientes efectos en materia del Impuesto al Valor Agregado (IVA).

 

Siendo el caso, que en el artículo 14 de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, se regula en sus cuatro fracciones y último párrafo, lo que se considera para efectos de dicha Ley, como “PRESTACIÓN DE SERVICIOS INDEPENDIENTES”, gravada para efectos del Impuesto al Valor Agregado (IVA); regulándose de manera muy clara, en su penúltimo párrafo, que es lo que no se considera como “PRESTACIÓN DE SERVICIOS INDEPENDIENTES”, sin gravamen para efectos del IVA.

 

En efecto, en el penúltimo párrafo del artículo 14 de la Ley del Impuesto al Valor Agregado vigente, se encuentra muy claramente regulado que: “No se considera prestación de servicios independientes la que se realiza de manera subordinada mediante el pago de una remuneración, ni los servicios por los que se perciban ingresos que la Ley del Impuesto sobre la Renta asimile a dicha remuneración”.

 

En tanto en el vigente artículo 15 A de la Ley Federal del Trabajo, se encuentra regulada la figura de la subcontratación de personal comúnmente denominada “OUTSOURCING”, como: “El trabajo en régimen de subcontratación es aquel por medio del cual un patrón denominado contratista ejecuta obras o presta servicios con sus trabajadores bajo su dependencia, a favor de un contratante, persona física o moral, la cual fija las tareas del contratista y lo supervisa en el desarrollo de los servicios o la ejecución de las obras contratadas.”; muy claramente estableciéndose en dicho precisado artículo, que este tipo de trabajo (subcontratación de personal u outsourcing), debe de cumplir con las siguientes condiciones: a) No podrá abarcar la totalidad de las actividades, iguales o similares en su totalidad, que se desarrollen en el centro de trabajo, b) Deberá justificarse por su carácter especializado, y, c) No podrá comprender tareas iguales o similares a las que realizan el resto de los trabajadores al servicio del contratante.

 

También muy claramente regulándose en el último párrafo del vigente artículo 15 A de la Ley Federal del Trabajo, que: De no cumplirse con todas las condiciones reguladas para la subcontratación de personal u outsourcing, el contratante se considerará patrón para todos los efectos de la Ley Federal del Trabajo, incluyendo las obligaciones en materia de seguridad social, actualizándose por ende, la figura de la subordinación entre el contratante y los trabajadores que presuntamente se tienen contratados mediante la subcontratación de personal u outsourcing.

 

Aspecto a que se hace cita en el párrafo anterior, que trae como consecuencia, el que se actualice el supuesto de exclusión de la figura de la “PRESTACIÓN DE SERVICIOS INDEPENDIENTES”, a que se refiere el penúltimo párrafo del artículo 14 de la Ley del Impuesto al Valor Agregado vigente, con la correspondiente no causación del IVA.

 

Derivado de lo cual, en la jurisprudencia a que se hace cita en la presente colaboración, muy claramente se razona que: “… …De ahí que, como el concepto de “subordinación” previsto en el artículo 14, penúltimo párrafo, de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, que establece que no se considera prestación de servicios independientes la que realiza una persona de manera subordinada mediante el pago de una remuneración, circunstancia que excluye el pago del impuesto relativo, se encuentra estrechamente vinculado con la definición de relación laboral contenida en la Ley Federal del Trabajo, se concluye que para dilucidar en cada caso concreto si la subcontratación de personal encuadra o no en ese supuesto, no sólo resulta permisible, sino incluso necesario, acudir al artículo 15-A de la Ley Federal del Trabajo, ya que éste fija ciertas condicionantes sin las cuales ese tipo de contratos implica la existencia de una verdadera subordinación del trabajador hacia el contratante, lo cual no puede desconocerse para efectos fiscales, porque podría dar lugar a que una relación laboral quedara comprendida en la actividad de prestación de servicios independientes gravada por el impuesto al valor agregado, con la consiguiente posibilidad de que el contratante acredite el impuesto trasladado por el contratista, pese a que aquella norma lo excluye en forma expresa,… …Así, corresponde a la contribuyente acreditar que la contratación de los servicios independientes o subcontratación que refiere el dispositivo 15-A mencionado, se actualizó para poder acreditar la devolución del impuesto que solicita.”

 

Comentando con los amables lectores de la presente colaboración, que ante la presencia del criterio que se contiene ya definido en la jurisprudencia a que hago cita, mismo que es de aplicación obligatoria para los tribunales, el desde hace mucho tiempo cuestionado outsourcing de personal, que no es más que la subcontratación de personal; externalización de personal; o, terciarización de personal, que es muy común en el mundo empresarial, para mediante el pago de la correspondiente contraprestación económica, una empresa encargarle a otra parte de su actividad o producción, se ha transformado en un servicio de muy alto riesgo.

 

Siendo el caso, que ciertamente esta jurisprudencia tiene como origen, trámites de devolución de saldos a favor del IVA, realizadas por los contratantes del outsourcing de personal ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT); no obstante, vía actos de fiscalización del mismo SAT, se pueden generar consecuencias en materia del IVA, en contra de los contratantes de dicho servicio (prestatarios), si acaso en la implementación del mismo, no se cumplieron con las condiciones previstas para dicho servicio en el vigente artículo 15 A de la Ley Federal del Trabajo.

 

Estando actualmente los contratantes del servicio del outsourcing de personal, ante una real y grave contingencia, de que se les fiscalice por cinco años anteriores del presente que corre, de conformidad a la normatividad que para los actos de fiscalización se encuentra regulada en el Código Fiscal de la Federación.

 

Considerándose por parte de un servidor, que en efecto, son innumerables las empresas contratantes de los servicios del outsourcing de personal que se encuentran en graves riesgos de ser fiscalizadas, con consecuencias en materia del IVA, en la virtud, que desde la entrada en vigor del artículo 15 A de la Ley Federal del Trabajo, por muchos prestadores del servicio a que se hace cita, no se ha cumplido con las condiciones a que se hacen cita en dicho artículo.

 

Siendo evidente, que las consecuencias en materia del IVA, que generen los actos de fiscalización que se lleven a cabo por parte del SAT, cuando no se hayan cumplido con los requisitos del artículo 15 A de la Ley Federal del Trabajo, se pueden repercutir en el prestador del servicio del outsourcing, ya que el 16% que se pagó por dicho servicio, no fue el IVA, sino un pago en exceso; no obstante, es aconsejable siempre una muy buena defensa legal fiscal, cuando por parte del SAT, no se atienda al verdadero alcance de la relación contractual en materia del servicio a que se hace cita, ya que gran parte del mismo queda en aspectos subjetivos, que perjudican a los contribuyentes.

 

FRANCISCO FERRER SANTOS

ABOGADO TRIBUTARIO

SOCIO DE GRUPO FERVEL

f.ferrer@fervel.com.mx

http://www.facebook.com/pages/Grupo-Fervel

http://www.facebook.com/fco.fs.3