En el imperio Romano el reemplazo de sus combatientes era permanente. Así podían valerse de hombres en la flor de su edad, de 18 a 35 años, en la plenitud de sus facultades, no esperaban a que menguasen en fuerzas y creciesen en la malicia. En la estructura del cartel 22 así lo han hecho pero con mayor agudeza, no desplazaron a todos los mayores. Son los que operan como “generales” en este nueva escalada violenta. Son los que aplican la malicia con la que lamentablemente podemos decir, han ganado otra batalla a los cándidos de la SEGOB y sus grupos de inteligencia. Ayer soltaron al quinto de sus activistas más temerarios, el sicario Heriberto Margariño el que se atrevió a atentar contra instalaciones consideradas de seguridad nacional, como son las instalaciones de PEMEX. Además está acusados por causar lesiones a un ciudadano.

 

Aunque su nueva escalada violenta de ayer no tuvo la repercusión que esperaban, lograron el acuerdo para que en los próximos días o, tal vez, horas, liberaren a los dirigentes formales Francisco Villalobos “chico pelón” y Rubén Núñez Gínez.

 

Liberados los cinco activistas clave, esos que con el dogmatismo que abrevaron desde sus años mozos en la Normal, son agitadores sociales natos, a los “generales” parece no interesarles la suerte de Chico Pelón o del borrachín Núñez (así lo dicen). Por el contrario, los cabecillas de las corrientes más radicales recibieron con beneplácito la captura de estos dos. Los consideraban muy obsequiosos en las negociaciones con el gobierno. El arresto permitió que escalaran las propuestas belicosas de algunos de los “generales” y, por lo visto, andan triunfalistas.

 

Todo indica que la decisión de negociar la libertad de activistas tan temerarios, es para calmar las aguas ante el próximo relevo de gobernador. Es una expresión política de buena voluntad ¿a cambio de qué?

 

Las expectativas en torno al nuevo jefe del Ejecutivo estatal, se basan en la paz mediante el diálogo, mucho diálogo. Pero en el anuncio que hizo del “milagro oaxaqueño” con la mano amiga extendida, también vimos un mensaje: lo hizo teniendo a la diestra a su “padrino” -así lo acepta públicamente el ahijado- líder nacional de La CTM, Carlos Aceves del Olmo ¿Esto que signo puede tener?

Que el próximo gobernante tiene claro cuales recursos tiene en sus manos para la preservación de la paz social y el poder que le confirieron los votantes. Es decir la organización de sindicatos afines.

Esto no es nuevo. Al inicio del gobierno “del cambio”, Gabino le permitió a su entonces alter ego, Benjamín Robles, el chilango de triste memoria, crear sindicatos golpeadores como CNP, Libertad o convertir a otros a su causa política como la CROC de Mayra Luis. Su fin era hacer contrapeso a sindicatos corporativos, sobre todo en la inducción del voto y control político, como los que controla el PRI.

No puede ser casual que, al calor de las recientes elecciones, el líder nacional de CNP haya anunciado la anulación de sus siglas en Oaxaca.

En el mismo sindicalismo utilitario está la misma sección 22 del SNTE, que en la negación de su sello de movimiento “democrático”, ya sabemos que vende su voto corporativo al mejor postor.

URGE LA PAZ

Es evidente el intenso cabildeo que realiza el gobernador electo Murat Hinojosa y su equipo de asesores sobresalientes, para que el uno de diciembre próximo la calamidad cíclica del cartel 22 haya menguado.

Conocedor de los tentáculos que mueven los resortes el poder, las negociaciones, seguramente, no se dan solo entre los “tontos útiles” del cartel 22. Se dan en las altas esferas donde los políticos de casta de este país, discuten sobre ejercicio del poder al margen de la ética y negocian con apego al maquiavelismo que pone en el centro del ejercicio del gobierno la ambición, crueldad, cinismo, engaño y mentira como algo natural.

Viene diciembre. El tiempo se agota para corregir los yerros del gobierno que está cediendo ante lo ilegal y hasta lo absurdo en su último intento por salvar su Reforma educativa o lo que quede de ella.

No solo es la violencia magisterial. La lumbre le llega a los aparejos cuando los empresarios sientan a Peña Nieto en el banquillo de los ineficientes y anuncia una huelga general.

La “tibieza” por el manejo de los bloqueos de la CNTE muestran un creciente deterioro de la relación empresarios-Gobierno. Juan Pablo Castañón, al frente del Consejo Coordinador Empresarial, y Gustavo de Hoyos, presidente de la Coparmex, son los líderes más visibles del gremio que han defendido los intereses de su sector. Ambos organismos han movilizado a cabilderos y a sus agremiados para poner en la agenda de Los Pinos temas como la modificación de la llamada Ley 3de3 y las pérdidas sufridas por el conflicto magisterial. Incluso el sector patronal interpuso una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos en contra del Estado Mexicano por incumplir con sus obligaciones. La Coparmex también cumplió con la advertencia de llevar a la OCDE la denuncia en contra de legisladores mexicanos por el atraso en la aprobación del Sistema Nacional Anticorrupción.

En Oaxaca, aun sin el surgimiento de un líder empresarial con agallas, anuncian una huelga general. Puyados por la sociedad civil, están convocando el próximo dia 8 a un cierre de negocios por tiempo indefinido.

Invitan a todo el sector productivo del estado y a todos los que se sientan afectados por el desastre ocasionado por el caos magisterial y la tibieza del gobierno en el cumplimiento de sus obligaciones de garantizar la convivencia social en orden y legalidad. El paro se iniciaría a las cero horas del próximo día 8 “hasta que el gobierno federal y estatal garanticen el libre tránsito en todo el estado”.