Ernesto Torralba

 

 

Oaxaca.- El director del Fondo Ventura, Guillermo Quijas Corzo, informó que en octubre próximo abrirán un albergue para perros abandonados y callejeros en el municipio de San Agustín de las Juntas, con la finalidad de contribuir a resolver la sobrepoblación canina debido a que este problema ha crecido de manera importante en la capital del estado.

 

En entrevista, advirtió que se requieren de políticas públicas serias que atiendan este problema que genera también problemas de salud en la población y que se espera poder atender a una población flotante de entre 30 a 50 perros para promover su adopción y esterilización.

 

Explicó que el Fondo Ventura A.C se inició en 2004 y es una organización sin fines de lucro que, a través de varios proyectos -festivales, becas y programas de actividades recreativas-, impulsa el desarrollo cultural, educativo y económico en diversas comunidades oaxaqueñas.

 

Cifras de la Secretaría de Salud federal indican que en México hay más de 23 millones de perros y gatos, de los cuales el 70%, unos 16 millones, están en situación de calle, y sus heces fecales afectan la salud del humano con más de 100 enfermedades.

 

En la capital del país estos animales producen en la calle cerca de 700 toneladas de heces fecales en un solo día y se estima que unos 10 millones de perros y gatos callejeros no están esterilizados, lo que agudiza el problema pues genera que se reproduzcan sin ningún tipo de control.

 

Una hembra en 7 años pueden llegar a tener cinco mil 432 cachorros en el caso de los perros, y 509 mil 97 en el caso de los gatos, mientras que las heces fecales de los animales en la calle al secarse se pulverizan, vuelan y contaminan el aire, y al respirarlas, los seres humanos pueden contraer diversas enfermedades.

 

Quijas Corzo dijo que desde hace tiempo han realizado una labor para ayudar a que algunos perros callejeros se adopten, pero de manera muy personal, y se inició con poner en las sucursales de la Proveedora Escolar tarros de agua para que los perros callejeros puedan tomar agua.

 

Dijo que ahora piensan formalizar un albergue como parte de todos los proyectos que realiza la fundación, “no tenemos muchos datos, ni cifras, pero sí sabemos que la sobrepoblación canina es un problema grave en Oaxaca. Cuando salimos a los pueblos es un tema permanente la cantidad de perros callejeros que hay y ves a las perras que siguen teniendo cachorro y las vemos cada vez más acabadas”.

Explicó que el albergue se instalará en el municipio de San Agustín de las Juntas donde la asociación civil tiene una hortaliza orgánica donde producen muchas cosas que se consumen con los trabajadores de la empresa.

 

Fondo Ventura lanzará una convocatoria de manera conjunta con la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca para conseguir becarios, mediante el programa Beca Ventura López, que será para que los pasantes de veterinaria puedan hacer su servicio social y los perros tengan atención permanente.

 

Quijas Corzo señaló que el Fondo cubrirá los gastos de insumos y medicinas, “básicamente el proyecto tiene dos objetivos: poder colocar perros abandonados en casas, y el segundo tema es las campañas de esterilización para ayudar a que no se continúe el incremento de población canina”.

 

Dijo que el albergue funcionará con el trabajo comunitario de los trabajadores de la empresa, y serán los mismos colaboradores interesados que se sumen con un trabajo extra para ayudar a colocarlos a los perros con los interesados, “es un trabajo comunitario aunque habrá gente de planta encargada”.

 

Señaló que el costo para alimentar a los perros en el albergue es muy considerable y los recursos saldrán del presupuesto que tienen para actividades culturales, y también “requeriremos ciertos apoyos con el gobierno del estado, con empresas y amigos que se quieran sumar. Hay mucha gente que nos ayuda y parte de los recursos que obtenemos por patrocinios los iremos destinando a este proyecto”.

 

En Oaxaca hasta hace pocos años la perrera municipal sacrificaba un sinnúmero de perros y gatos mientras que también se empezó a registrar el envenenamiento masivo de perros en diversas zonas de la capital y del estado.

 

Dijo que la solución de fondo a este problema tiene que ser mediante políticas públicas, “no hemos un acercamiento con las autoridades porque creo que de ahí tiene que partir la solución, ya viene el cambio de ambos niveles de gobierno y hay que hablar con las nuevas autoridades para ver cuál es la política en ese tema y cómo podemos colaborar los interesados”.

 

“El problema de fondo tiene que ver con una política pública, difícilmente los esfuerzos personales y privados pueden lograr cambios de fondo, vamos poco a poco en el entorno inmediato y vas ampliando el círculo haciendo cambios y mejoras, pero tiene que ser una tema de política pública”, señaló.

 

En México, como en muchos otros países en vías de desarrollo, para tener a un perro como mascota no se requiere informar a la autoridad competente de su decisión de constituirse en propietario del animal, por lo que no existe registro oficial de ello. Basta con que a alguien le agrade un perro para que lo lleve a su casa y si después de un tiempo detecta algún defecto físico en el animal o si el supuesto “propietario” considera costoso el tener que darle de comer, sólo tiene que expulsarlo a la calle para que se aleje sin importar cuál será su final.