Infraestructura, combustibles más baratos y ‘verdes’ y reducción de costos son los tres de los retos que tiene ante sí el nuevo director de la CFE, Jaime Hernández Martínez, quien fue nombrado este martes.

 

 

En entrevista con Víctor Piz, en El Financiero Bloomberg TV, Hernández Martínez señaló que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) ha impulsado 85 proyectos estratégicos en infraestructura, de los cuales 70 ya se licitaron, 6 más están en proceso de licitación y 9 más se licitarán. Dentro del reto de infraestructura también contempla el desarrollo de la red nacional de gasoductos, en coordinación con la Secretaría de Energía.

 

El segundo reto que enumeró fue sustituir combustibles caros y contaminantes por otros más baratos y más amigables con el medio ambiente.

 

“En el periodo 2012-2015, hemos logrado sustituir cerca de 48 por ciento del uso de combustóleo y hemos comprometido una meta ambiciosa, ciertamente, de poder reducir el uso hasta en un 90 por ciento hacia 2018”.

 

Por último señaló que el nuevo mercado eléctrico en México “nos obliga a hacer un esfuerzo por reducir nuestros costos, la energía más barata será la que se despache primero”.

 

En cuanto a los resultados financieros de la CFE del primer semestre del año, en donde por primera vez desde el 2010 la Comisión reporta cifras positivas, Hernández Martínez señaló que se debe seguir con la estrategia de reducción de pérdidas de energía tanto técnicas como no técnicas, y alcanzar la meta de avanzar un punto porcentual por año, para llegar a niveles de entre 10 y 11 por ciento hacia 2018 en el índice de reducción de pérdida de energía.

 

Así como avanzar en la instrumentación de la separación legal de la empresa en sus nuevas subsidiarias y filiales, constituir sus consejos de administración.

 

Sobre el nuevo aumento en las tarifas eléctricas señaló que cerca del 90 por ciento de los usuarios se encuentran en la tarifa doméstica de bajo consumo, por lo que a estos no les afecta. “De hecho, para esta fecha se ha acumulado una disminución de 2 por ciento respecto al nivel observado en diciembre del año pasado, esta tarifa venía creciendo 4 por ciento anual del 2006 al 2014, y este es el segundo año que gracias a la Reforma Energética las tarifas para 35.5 millones de clientes van a la baja”, explicó.

 

El Financiero