* Segundo sonoro fracaso de la Guelaguetza en Xoxocotlán

* La irascibilidad de Manuel Maza Sánchez en contingencias

* Justicia al mejor postor, en juzgados federales de México

 

Un grupo presuntamente amplio de autoridades municipales, auxiliares y agrarias del estado se sumó desde el pasado martes al plantón de la Sección 22 de la CNTE en el centro de la ciudad de Oaxaca, lo que agrava la crisis que de por sí ya padecen los oaxaqueños, comerciantes o no.

 

Sin embargo, todo ha sido una farsa montada pues hasta ahora, de acuerdo con fuentes periodísticas, únicamente son tres presidentes municipales que respaldan esa lucha y cuando menos 20 agentes municipales y no más de cinco autoridades agrarias.

 

Según el magisterio y los voceros de ese movimiento, principalmente Flavio Sosa Villavicencio y el extremista Germán Mendoza Nube, son cerca de 200 autoridades las que respaldan a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación. No hay tal.

 

En su última reunión efectuada en Asunción Nochixltlán, según las propias autoridades, apenas acudieron 94 autoridades, siete comités de padres de familia y 19 organizaciones sociales.

 

¿Quiénes son las autoridades municipales que sí están? Santo Domingo Yanhuitlán, Santa María Apasco y San Juan Mixtepec, nada más. Es decir, tres municipios, de la Mixteca principalmente, que no representan el uno por ciento de los 570 municipios del estado.

 

Luz Irene del Carmen Montes Lara es la alcaldesa de Yanhuitlán pero ha vivido prácticamente fuera de ese municipio vecino de Nochixtlán toda su vida. Se fue a la ciudad de México, es docente y tiene estudios y diplomados sobre educación y solución de conflictos sociales.

 

Salió muy pequeña de su pueblo –donde se venera a la llamada Santa Muerte, que también tiene su propio nicho en la iglesia católica—y regresó hace unos 10 años, ya jubilada de sus anteriores actividades; fue electa por usos y costumbres a finales del 2013 e inició el cargo el 1 de enero del 2014. Por lo que se ve en el pueblo, no ha hecho absolutamente nada para mejorarlo.

 

Por cierto, la alcaldesa es una destacada activista social, pues fue ni más ni menos que secretaria particular del obispo guerrillero de Chiapas, Samuel Ruiz García, famoso por proteger al EZLN.

 

El presidente de Santa María Apasco se llama Jaime López Rodríguez y es ni más ni menos que hermano del diputado perredista Jesús López Rodríguez, actual presidente de la Comisión de Educación y quien ha sido acusado de desviar varios millones de pesos en el Congreso, para beneficiar a su organización social.

 

Jaime López ha enfrentado una serie de problemas en su municipio, de hecho fue repudiado desde el inicio; despachó casi un año fuera del palacio municipal, debido al repudio de una parte de la población, encabezada por Pedro Bautista Gaytán y Bartolo García Jiménez, entre otros.

 

¿Ha hecho alguna obra o acción positiva en su comunidad? De ninguna manera; ha aprovechado este foro para tratar de ocultar el desvío de recursos presupuestales y para tratar de justificad que se lo gastó en obras; su verdadera presencia y respaldo a la Sección 22 es buscar impunidad, y no precisamente respaldo a los profesores, aunque su hermano el diputado perredista lo esté utilizando.

 

El tercer presidente es ni más ni menos que Adolfo Gómez Hernández, quien es además dirigente de la Red Internacional de Indígenas Oaxaqueños (RIIO) y quien en tres años ha recibido por lo menos 150 millones de pesos de presupuesto, sin que se sepa en qué lo aplica.

 

Eso sí, ha hecho negocio con las constructoras del senador Benjamín Robles Montoya, vía César Morales Niño, por lo cual recibe al menos 15 por ciento de “moche”.

 

Se ha valido de esa organización social para presionar al gobierno y a la vez combatir a Antorcha Campesina, su acérrimo enemigo con el que disputa predios de Santo Domingo Yosoñama; despacha la mayor parte de las veces en la capital y cada vez que requiere ruido mediático para chantajear, inventa un ataque o atentado armado en su contra o de su gente, como lo hizo cuando supuestamente le explotó un petardo en la mano.

 

¿Quiénes son las demás autoridades auxiliares? Perfectamente desconocidas, y si acaso un comisariado de Bienes Comunales de Teojomulco, traído por gente de Flavio Sosa, nada más; el resto, las organizaciones sociales, ya sabemos que son los que han cometido el vandalismo y saqueo, amparados en la Sección 22.

 

¿Tiene fuerza el movimiento de autoridades municipales? De ninguna manera; en tres o cuatro ocasiones que se han reunido “masivamente”, sólo han logrado acuerdos para seguir promoviendo a la Sección 22, y por supuesto seguir alentando el odio entre los oaxaqueños.

 

NIMIEDADES

 

1.- Persistente en tratar de “convencer” al próximo gobernador de que es una política sensible, de tiempo completo, trabajadora y buena personita, DIANA LUZ VÁSQUEZ RUIZ no ha dudado en faramallas con tal de promoverse en redes sociales. Entre sus allegados, incluyendo el diputado que la respalda, dice que quiere ser la próxima directora del Instituto Municipal de la Mujer (IMO), o “de perdis” directora del Instituto de la Juventud Oaxaqueña, aunque sobre ella los años hayan pasado de manera vertiginosa. Su último fracaso fue la octava de la Guelaguetza, que con derroche de recursos, no para la población, efectuó en la agencia de Arrazola, a la que únicamente asistieron unos cuantos vecinos, entre ellos el “Lobo Mayor”, Héctor Santiago, otro de los depredadores de las arcas de Santa Cruz Xoxocotlán.

 

2.- Las cosas no están nada bien en el Heroico Cuerpo de Bomberos, donde MANUEL MAZA SÁNCHEZ ha sentado su feudo familiar; es decir, tiene en la nómina hasta a sus amigas e hijos; pero además la queja principal de los trabajadores es su carácter violento, regaña a la menor provocación, incluso golpea a los Bomberos cuando según él no realizan bien su trabajo. La actitud de Maza no es nada nuevo; tiene serios problemas de carácter desde su primera gestión en Bomberos, luego en Protección Civil, donde fue corrido por una serie de irregularidades.

 

3.- Un caso de injusticia ha llamado la atención a nivel nacional e internacional. Se trata de un campesino de nombre HELIODORO MORALES, que está acusado de matar tres conejos y por lo cual lleva más de seis meses en la cárcel. Desconocemos si cometió el delito o no, pues eso lo juzgan las autoridades judiciales federales, pero sí nos parece excesivamente dura la prisión preventiva, pero además la sanción de nueve a 10 años que le quieren imponer, todo porque supuestamente lo hizo en un área natural protegida. Conanp se llama la dependencia que inició la demanda y que en Oaxaca la encabeza un “junior” de nombre PÁVEL PALACIOS, que se ha rascaso las pelotas por varios años en esa dependencia, sin hacer absolutamente nada por proteger los recursos naturales protegidos, más que inventar cargos. Ese ejemplo de aplicación de la ley nos ilustra claramente que políticos, empresarios, gobernantes, funcionarios federales, diputados, pueden robar cientos o miles de millones de pesos a la nación o el erario y no pasa nada, pero eso sí, matar uno o varios conejos tiene un castigo severo.