El Estadio Azul será demolido en 2018 para dar paso a una plaza comercial y a un hotel, anunció hoy el grupo empresarial Cosío Family, dueño del inmueble localizado en la Ciudad de México.

 

 

Los propietarios confirmaron su decisión de construir un centro comercial y un hotel en los terrenos del estadio al anunciar que no será renovado el contrato de arrendamiento con el Cruz Azul, equipo que lo utiliza como su casa desde 1996.

 

La relación con el Cruz Azul termina por “la imposibilidad de llegar a un acuerdo” de renovación del contrato de arrendamiento que concluye en 2018; el equipo no aceptó el incremento fijado, señalaron los dueños en un comunicado distribuido a medios.

 

El estadio Azul, con capacidad para 33 mil 42 aficionados, forma junto con la Plaza de Toros México la llamada Ciudad de los Deportes un proyecto que incluía más instalaciones que nunca se construyeron.

 

Los dueños destacaron que la zona donde se ubican el estadio y la plaza de toros, en zona residencial Nápoles de la Ciudad de México, tiene un alto valor comercial de 18 mil pesos por metro cuadrado.

 

El estadio, que tiene una superficie de 15 mil metros cuadrados, tiene un costo comercial estimado superior a los 271 millones de pesos (unos 14.6 millones de dólares), según el portal inmobiliario Lamudi citado por el grupo empresarial.

 

La construcción del centro comercial estará a cargo del grupo Carso, propiedad del multimillonario mexicano Carlos Slim, y su operación quedará en manos del grupo Brisas, que forma parte del mismo consorcio de Cosío Family.

 

 

Reforma