China comenzó las pruebas de un revolucionario diseño de autobús urbano capaz de pasar por encima del tráfico de vehículos al mismo tiempo que transporta a 300 pasajeros.

 

 

El transit elevated bus o TEB-1, movido por energía eléctrica, tiene 22 metros de largo, 7.80 de ancho y 4.80 de altura, con capacidad para transportar a 300 pasajeros, señaló un despacho de la agencia Xinhua.

 

Se trata de un vehículo de gran tamaño, con una cabina de pasajeros que forma una especie de techo con suficiente espacio para que transiten dos filas paralelas de vehículos por debajo.

 

En los soportes de la cabina están integradas las llantas, junto a las cuales pueden transitar los automóviles.

 

Requiere de un carril especial que no resta espacio a los otros vehículos, pues simplemente pasa por encima de ellos, sin importar que estén en movimiento o atorados en algún embotallamiento.

 

Se trata del futuro del transporte público en China, capaz de ahorrar anualmente hasta 800 toneladas de combustible y evitar la emisión a la atmósfera de dos mil 500 toneladas de carbón.

 

La unidad comenzó sus pruebas en la nororiental ciudad portuaria de Qinhuangdao, localizada a 300 kilómetros de Beijing, conocida por ubicarse en el extremo oriente de la Muralla China y una de las sedes de los Juegos Olímpicos de 2008.

 

Reforma