En 2013 fueron atendidos alrededor de 9 mil niñas, niños y adolescentes, cifra que el año pasado aumentó a cerca de 40 mil.

 

 

 

Cd. de México.- De 2013 a 2015, el número de menores migrantes que fueron detenidos en México aumentó en 440 por ciento, según cifras que el Comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM), Ardelio Vargas, dio al Congreso de la Unión.

 

Ante senadores y diputados, Vargas detalló que en 2013 fueron atendidos alrededor de 9 mil niñas, niños y adolescentes, cifra que el año pasado aumentó a cerca de 40 mil.

 

“El 38 por ciento de ellos es menor de 11 años, y de ésos, el 48 por ciento son no acompañados”, detalló durante una reunión con la Comisión de Relaciones Exteriores.

 

En general, dijo, el flujo migratorio ha registrado un repunte importante, registrado en el número de indocumentados presentados ante las autoridades, el cual pasó de 86 mil en 2013 a 127 mil un año después (2014) y 202 mil en 2015.

 

“Y no es precisamente porque se ha incrementado la actividad de contención, sino porque se ha incrementado sensiblemente los factores de la migración”, justificó.

 

 

Los cubanos pasaron de mil 800 en 2013 a 14 mil en 2015, aunque el aumento se ha dado también en personas provenientes incluso de África o Asia, además de los de América y Europa.

 

 

Los factores de migración, según Vargas, contemplan prolongadas sequías y violencia en Centroamérica, así como la búsqueda del mercado estadounidense.

 

“Particularmente en este año hemos visto el incremento de grupos extracontinentales de manera exponencial”, dijo.

 

“Estos grupos que están llegando son grupos numerosos; nosotros ubicamos en lo que va del año cerca de 7 mil extracontinentales. Tan sólo en el mes de mayo llegaron cerca de 2 mil 500 precisamente a esta zona de nuestra Baja California”.

 

Por ello planteó la necesidad de llegar a convenios con países como Brasil, que es a donde llegan principalmente los africanos, o Ecuador, por donde inician su travesía los cubanos.

 

“Nosotros hemos platicado mucho con Relaciones Exteriores, de hecho tenemos un trabajo muy avanzado y lo que se trata es de platicar con Brasil y con Ecuador que son los países que tienen sus fronteras más abiertas, con el propósito de que tomen medidas para contener estos flujos migratorios”, comentó.

 

“Yo creo que tenemos que buscar cómo fortalecer nuestras capacidades ahí. Pero les digo, mientras no logremos un convenio o un acuerdo con las autoridades del sur del continente, difícilmente vamos a poder parar estos flujos migratorios”.

 

Reforma / César Martínez